?

Log in

Previous Entry | Next Entry

Je Suis Un Artiste!

Iba a responder a un comentario sobre el hilo anterior, pero entre que el blog me censura si me paso de extenso (et tu, blog?) y que me estaba gustando por donde iban los derroteros, lo convierto en un post y así hasta parece que actualizo.

Me comentaba un asíduo sobre el tema de la autocensura y las obras pasadas:

"Lo que me temo es que al no valorar obras de arte antiguas y estar "vigilantes" (coña) ante las muestras del heteropatriarcado opresor [...] en las producciones art(r)íticas que van surgiendo en la actualidad, podemos estar (como sociedad) provocando un par de efectos indeseables: 1.- una evidente auto censura que nos limita [...] 2-un no menos evidente relajo ante los problemas más acuciantes a los que nos enfrentamos"

Bien, esta era mi respuesta:

Hay que valorar las obras, en general, en su contexto.

En todo colectivo habrá gente que será más o menos acertada en sus opiniones y sus críticas. Y es bastante estúpido intentar valorar una obra sin entender su contexto sociocultural y su época.
No puedes medir con la misma vara a X-Men: Acocolipsis que a "Lo que el viento se llevó" o, sin salirnos del género, "Supermán II".
No puedes exigir un nivel de consciencia social cuando no existía.
El problema de la sociedad (o lo bueno que tiene) es que evoluciona. O al menos, cambia. Lo que podíamos ver tolerable hace cincuenta años no lo vemos tolerable hoy. Los blacksploitations o el racismo brutal de Disney de los 70 hoy en día se persigue y se evita. Y qué decir del trato a la mujer de los viejos tiempos:

Una buena bofetada, como en los 70
¿Esto es autocensura?
Bien, eso DEPENDE.
Es autocensura si tu quieres ser un racista y por miedo al público te limitas tu arte. Es decir, eres un racista bien convencido y sin embargo intentas disimularlo porque sabes que está mal visto.
De igual manera, es censura si tu lo que estás deseando es mostrar como "asfixian a la puta asquerosa de Mística que va provocando" y sin embargo intentas evitar ofender al público. No es censura si tu, simplemente intentabas hacer un cartel llamativo y no te diste cuenta de que estabas empleando un cliché de violencia de género para ello.
Como escritor yo LA CAGO. Existen multitud de clichés y tropos machistas y racistas, homófobos y clasistas que seguramente cometo. Porque yo soy un varón blanco de educación universitaria y heterosexual. Así que tengo casi TODOS los privilegios posibles. Vivo en un mundo creado a mi alrededor y donde yo puedo ir por la calle sin miedo a que me peguen por besar a mi pareja, me pare la policía para un control rutinario o me violen en un callejón.
Son cosas que nunca tendré que sufrir, ni tan siquiera pensar. Mi mente no procesa que tenga que ir siempre temiendo cualquiera de esas cosas.
Y como esos ejemplos tienes a patadas. Cosas que los que tenemos privilegios damos por sentado y los que no, no.
Y no solo es el privilegio, es el machaqueo continuo con los clichés. Nos moldean la forma de pensar. De manera que si yo te defino a un personaje por cuatro o cinco características, tu en tu mente ya le has asignado sexo, raza y orientación sexual. Y clase social, y aspecto...
A lo mejor la mayoría del mundo no lo va a ver, o no le va a importar.
Pero yo soy un ARTISTA.


Eso significa que soy mejor que todos vosotros vivo con un miedo constante a hacer las cosas mal. A ser previsible, a no ser suficientemenete bueno, a no cumplir las espectativas de mi público, y también a hacer cosas que no pretendo hacer. No soy un nazi, y me jodería mucho que una obra mía se usara, por ejemplo, para hacer apología del exterminio de pueblos. Ni quiero ser racista, o machista. Así que intento no serlo.
En esto tengo dos opciones. La primera: Asumir que no soy machista/racista/homófobo y escribir tal y como me sale de dentro. Esto es lo que yo empecé haciendo. Escribí sin preocuparme de nada, sacando simplemente de mi mente lo que surgía con imágenes. Héroes, peleas, drama, sexo, violencia, traición, romance... todo sin filtro, pafuera! En mi mente evocaba un personaje y lo definía. No se por qué mis detectives se parecen a Colombo cuando yo ni siquiera he visto la serie. Ni por qué me gustan rubias. Así que cuando me doy cuenta de que visualizo a Colombo, pues para el siguiente lo cambio e intento crear algo que no sea repetitivo y previsible. Porque Je Suis unArtiste!
Y bueno, lo de las rubias lo cambiamos después. ¿Vale?
Y oye, me dice alguien: tienes una fijación con esto. Y yo cuando voy a escribir otro libro me digo "a lo mejor es verdad, podría cuidar un poco lo que escribo para no ser monótono".
Y alguien me dice "oye, tus personajes son siempre masculinos". ¡Claro! Yo soy un hombre. Y me siento más a gusto escribiendo sobre los sentimientos de un hombre y su punto de vista. Pero mira, también Je suis un Artiste! Y si un escritor no se puede poner en el pellejo de algo que no es, entonces debería apagar y dedicarse a los videojuegos. A jugarlos.
En realidad, como artista estoy sujeto a una CONTÍNUA AUTO CENSURA. Es decir, al menos yo. Pero no porque tema a la horda feminista de lo políticamente correcto. Simplemente porque no quiero ser un payaso más que repita la misma mierda que llevo viendo toda mi vida. Quiero ser un payaso original, o al menos intentarlo. Y además quiero ser un payaso que aporte su grano de arena para dejar el mundo un poco mejor de lo que me lo encontré.

Así que escribo mis protagonistas femeninas. Porque resulta que las estadísticas cantan mucho, y las jóvenes no tienen personajes con los que identificarse en el arte y la ficción. O sea, si. Pero la proporción es de 100 a 1. Pues mira, si resulta que puedo añadir un grano de arena a esa balanza descompensada, eso que hago. Así que el personaje que tenía en mente, que iba a correr aventuras mágicas, luchar contra lo imposible y levantarse ante la adversidad será una mujer. Porque, en realidad, no importa realmente qué género tenía. Simplmemente elegí el mío porque ni lo pensé. Porque estoy acostumbrado a que los héroes sean masculinos. Porque yo no he tenido que cambiar el género a un personaje en mi vida para sentirme identificado, porque siempre he tenido mil para elegir.

Pero eso no me basta. No quiero hacer un personaje femenino fuerte, valiente, proactivo y luego convertirlo en una burla como odio ver que hacen en las películas. No quiero una chica que simplemente sea un cliché masculino con vagina y tetas. Quiero hacer algo mejor. No me basta con que mi personaje sea fuerte físicamente, quiero hacerlo bien. Así que investigo. Leo, escucho. ESCUCHO. Esa palabra deberíamos tatuárnosla en, no se, en la PUTA CÓRNEA. Escuchar un poco, a las lloricas que se quejan por todo esas que tanto nos molestan. Porque una queja es una crítica. Algunas son tontas, y otras no. Nunca lo sabremos si no ESCUCHAMOS y reflexionamos. Porque la primera reacción ante una crítica es, en mi caso al menos, cerrar filas y sacar las garras. ¿A MI? ¿Tu has visto mi imagen de Nerón? ¿Me vas a corregir a MI?
Y si sigo mi primer impulso, me defenderé como un campeón, que para eso me entreno en foros desde hace años, y te voy a dar hostias hasta en la orla del colegio.

Pero si me relajo unos segundo días meses, lo mismo me da tiempo a pensar en lo que me han dicho. Lo mismo hasta puedo recular y arreglar lo que he hecho mal antes de publicarlo o antes de que me atrape y no quiera cambiarlo.
Eso no es autocensura. Eso es autocrítica.

Ahora bien, si nadie me señala mis fallos, si son invisibles a mi porque vivo bajo un sesgo de percepción: ¿Cómo coño voy a mejorar? ¿Cómo voy a dejar de sacar negros en las películas como secundarios cómicos? ¿Cómo voy a dejar de sacar a los homosexuales como enfermos malvados? ¿O de sacar a las mujeres como simples premios para mi héroe machote?

Esa es la segunda opción: medir lo que hacemos, igual que me paso media hora en la wikipedia estudiando historia, almaceno enlaces de documentación de lo más weirdo (iba a poner bizarro, pero la autocensura me ha hecho cambiarlo por un anglicismo directamente, porque luego viene la policía de la RAE y me dice que "Bizarro" solo significa "aguerrido"). Si soy capaz de leerme un libro sobre la conquista musulmana o de irme a una mezquita a pedir información sobre su fe... ¿Por qué no voy a ver unos cuantos vídeos de la Sarkesian sobre tropos machistas?  Si no quiero que me digan que soy un chapucero que no sabe una mierda de calibres de armas (true story), pues me trago mi orgullo y acepto que soy un cuñado del mundo de la pólvora y la próxima vez me empapo de manuales de armamento. O me invento las cosas.

Pues con el género, lo mismo. Cuando alguien te diga: "oye, que tus personajes femeninos son todos putas, madres o cuidadoras", "oye, que esta tía es una lámpara sexy" o "una mujer en el frigorífico". Pues te vas a investigar y miras. Y a lo mejor resulta que si. Y una vez que te des cuenta, puedes decidir hacerlo la próxima vez. O no. Pero mientras no lo veas, no lo cambiarás.

La segunda parte del mensaje requiere quizá otro post diferente. Pero es muy sencillo. NADA es pequeño. Y sobre todo, no tenemos un límite de quejas. Es verdad, y ya lo he dicho, que yo no creo que tema del cartel fuera de las cosas más flagrantes que nos bombardean en esta sociedad. Pero era una de ellas. Y sobre todo, lo que si era digno de pelear, ERA EL DERECHO A QUEJARSE. Que era lo que me hizo a mi escribir el post. Me revolvía el estómago ver el ataque falaz y ridículo que invadió las redes burlándose y ridiculizando a las personas que se habían quejado del cartel.
Existen problemas mayores. Y existe un problema central. Los problemas mayores son parte de ese problema central. Cualquier lucha que sirva para hacer esa bola de mierda más pequeña, lo que llamaís ahora jocosamente "heteropatriarcado", es una buena lucha. De poco nos servirá exigir igualdad salarial o de oportunidades si vamos moldeando a las niñas desde la cuna para que tengan solo cuatro opciones laborales. El problema puede ser cualquiera de los que tu quieras, pero solo son síntomas. El problema real es el todo. Y si hoy ese todo se combate atacando la publicidad se combate así. Y mañana te quejarás de las violaciones, y pasado de la desigualdad salarial. Y podrás quejarte al día siguiente de que de nuevo están usando a las mujeres como objeto en los concursos. Porque somos mucha gente luchando. Y damos para mucho.

Cada vez que alguien dice "hay cosas más importantes" yo escucho "en realidad me molesta que te quejes".
Tu no eres quien para decirme a mi, o a nadie, por qué tiene que luchar. Porque yo estoy luchando.


Posted via m.livejournal.com.

Tags:

Comments

( 2 comments — Leave a comment )
(Anonymous)
Jun. 23rd, 2016 04:08 am (UTC)
moore
si luchas puedes perder, pero si no luchas ya has perdido

o formas parte del problema o formas parte de la solución

agudeza visual:

tenemos un personaje histórico capaz de parir (ese lenguaaaajeeeee... xD) estas dos frases, una tan bonita y la otra tan, ejem, peligrosa (debo ser un antiguo, que se le va a hacer), con cual nos quedamos...?

no, no me responda ahora, hagalo después de la publicidad

si es que me quejo por gusto en el fondo... cachis...

https://pbs.twimg.com/media/CleChJiWIAAS5Es.jpg

luego me lo leo que es tocho y es la primera vez que me "aluden" y necesito "asearme y ponerme guapo" antes...
(Anonymous)
Jul. 4th, 2016 04:42 am (UTC)
Moore
Que aguerrido, no lo niego (es curioso como el euskera ha dado tantas y tan buenas palabras al castellano y no, no me refiero a cuatro neologismos de escaso uso fuera de su campo, palabras como "bizarro" ("bizarra" es barba) "zulo" ("agujero") "aquelarre" ("aker", macho cabrío) o incluso "órdago", literalmente "hor dago" "ahí están", forman ahora de nuestro ejem acervo (palabra del mes, lo siento) y las decimos sin darnos cuenta que provienen de esa denostada lengua, esa que es imposible de clasificar o decir con seguridad su origen)

me vas a perdonar pero no leí entero hasta ahora, ya lo siento, la verdad es que la fiesta post 26J me duró varios días (y la resaca hasta digamos anteayer)

eso si, yo no soy un privilegiado, no tengo estudios, jejeje

pero las cosas de palacio... (no digo, "ojo que la están peinando" por machista)

cuídate
( 2 comments — Leave a comment )