Raul Atreides (raulatreides) wrote,
Raul Atreides
raulatreides

El Terror de lo políticamente correcto

Bueno, estoy perreando antes de irme a la cama y me encuentro con que alguien enlaza esto. Casi me huelo lo que voy a ver, pero me deja tan perplejo que pierdo una hora de mi vida discutiendo solo con alguien que no me va a responder. Así que lo copio del comentario de Youtube y torturo a mis cuatro gatos. Os chincháis. Que pronto escribiré más entradas.

Este es el vídeo de la discordia.

Hay tantas cosas mal en esta charla que es difícil empezar.

¿Empezamos por el gratuito concepto de los "Estupendos"?

Esto es una falacia de manual, la construcción de un hermoso hombre de paja.
¿Por qué esto es una mierda? Bien: por una sencilla razón. Acabas de crear un grupo de personas bastante indefinido al que te has preocupado de ridiculizar al inicio de la charla con el despropósito del chiste de "Mistetas", y en el que estás englobando por un lado a gente que desprecia el humor negro de Mota y a un colectivo ultraderechista con una agenda clara como "Manos Limpias". Y seguramente, a mi ahora que estoy contestando negativamente a tu diatriba.
Porque claro, en este escenario, eres tú o la persona en cuestión la que decide cuando alguien tiene un derecho real a sentirse ofendido o a quejarse y cuando es un "Estupendo". Y esto es una receta muy mala para el entendimiento.

Por otro lado estás empleando el caso de Zapata para tu propio beneficio. Como humorista, supongo, te columpias en el borde de "lo políticamente correcto". Porque es el trabajo del humorista tontear con muchos tipos de humor y porque si te has currado una charla para TEDx supongo que te pica mucho el tema.
Pero el caso de Zapata NO es el tuyo, ni el de Irene Villa. No lo será a menos que entres en política. El caso de Zapata no tiene que ver con lo políticamente correcto, sino con la hipocresía y la guerra mediática. Tiene que ver con equipos dedicados a rebuscar en tu pasado para echarte mierda cuando tu partido sube al poder, tiene que ver con asociaciones ultras financiadas por grandes intereses que tienen pasta de sobra para arremeter una y otra vez como una marea de mierda contra quienes desprecian por sus ideas políticas. No, el caso de Zapata o Villa, no es una batalla de humor, es acoso mediático, no es corrección política, es política a secas.
Seamos serios, la gente que mandó esos tuits a Irene o que pedía la cabeza de Zapata por citar un chiste como ejemplo de hipocresía es gente que hace esos chistes y mucho peores en la intimidad. Es gente que ve el fascismo con buenos ojos, no solo como humor negro.
¿Entiendes el problema? Estás mezclando churras con merinas. Tú te estás quejando de que no vas a poder hacer chistes porque la gente te critica y protesta, y esto NO tiene que ver con el humor. Porque Zapata ni siquiera estaba haciendo chistes. Y eso es el contexto, que es muy importante, y eso a nadie se le ocurre discutirlo, porque los medios han dado por cerrada esa batalla. Los escribió, y que fueran entrecomillados o en el contexto del escándalo de Vigalondo es indiferente para quien solo vio carnaza contra un partido político que desprecian.

¿Por donde seguir?

Me ha encantado tu argumento: "Un niño de cinco años pretende ofender con el chiste de mis tetas?"

mvn1xz.jpg


Bien. Sabiamente has elegido un chiste que está en el borde de la corrección política. No por los ridículos argumentos que has dado. Porque esos argumentos son los de un humorista, has buscado el absurdo, que es una comedia que yo admiro mucho, y has exagerado para hacer las cosas graciosas. Entonces, claro, todos vemos RIDÍCULO que el chiste de "Mistetas" sea el ejemplo de "corrección política". Has creado un buen hombre de paja, y sobre él has cabalgado los quince minutos de charla.

Vamos a emplear tu misma lógica: "¿Ves correcto que un niño haga un chiste misógino? ¿O un chiste racista? ¿Te parecería bien que el niño en cuestión haga chistes ridiculizando a los homosexuales?"

Oye, no se. A lo mejor a ti si te parece bien. A mi no, y espero que mis hijos hagan esos chistes bien adultos, cuando sepan diferenciar bien entre humor y humillación.
Aquí viene el quid de la cuestión: ¿me ofendería a mi que un niño hiciera un chiste sobre algo de esto? NO. Porque, efectivamente, el niño quizá (no generalices, porque hay niños muy cabrones) no quería ofender. Pero ese niño está empleando un humor que va a denigrar a otros niños y marcar en el futuro su visión de las cosas. Si este niño ve que es gracioso decir que pisar a las mujeres está bien, que su sitio es la cocina, que violarlas es divertido, que los gitanos son ignorantes y ladrones, que los negros son subhumanos (como ocurre en todos los chistes de sudáfrica que hacíamos en la infancia), que los locos son personajes risibles o terroríficos... esto no es gratuito. Esto ayuda a crear una sociedad donde el "mariquita" es señalado con el dedo y ridiculizado, donde grupos de cabrones se ríen de una violación por Whatsapp, etc. Y, de nuevo, el niño no tiene la culpa. Pero tú ya tienes pelos en los huevos, chaval. Y si tú vas haciendo chistes de mierda que ayudan a perpetuar clichés y a convertir esta sociedad en una mierda, no esperes que alguna gente, quizá algunos de esos "Estupendos", te rían la gracia.

Eres un creador. Eres un animador. Eres una persona que moldea, infinitesimalmente, la forma en que afrontamos el mundo. Ayudas a crear paradigmas. Como humorista, señalas el absurdo, la injusticia, puedes emplear el ridículo para bien o para mal. Tus actos no son inocentes, ni son gratuitos. Ni los míos. Tengo un deber moral de analizar mi trabajo y saber qué estoy haciendo. Y si es eso lo que quiero hacer, pues adelante. Pero esas voces que critican, a veces deben de ser estudiadas. Lo que nos lleva al siguiente punto.



Tu manual para convertirte en un gilipollas.

¿De verdad? ¿En serio esos son tus consejos para la gente?
El gran problema de tu exposición es que estás generalizando masivamente. Estás creando bandos: Estupendos contra Cachondos, bien contra mal, corrección política contra libertad; y el mundo es un lugar mucho más gris.

Primer consejo: "Demos una oportunidad a la audiencia para demostrar su inteligencia."

No. Demuestra tú tu inteligencia. No publiques lo que piensas, piensa lo que publicas. Y luego, publica. Pero no porque vayas a ofender a alguien, sino porque está muy bien pensar antes de abrir la boca. Mucha gente no tiene filtro entre sus emociones o sus impulsos y la boca, y eso quizá no sea lo mejor del mundo. Pero sobre todo, piensa lo que dices, y por qué lo dices. Y si aun así sigues queriendo decirlo, adelante.

"Si reiteradamente no les gusta lo que dices, Unfollow"

Oh, claro. No le vas a gustar a todo el mundo. Eso es imposible. Creo que esa sería la frase que tenías que haber empleado. No esa chulería tan propia de estos tiempos: "si no te gusta lo que digo, aire."
Lo cual puede ser bueno en ciertos momentos. Nadie te obliga a seguir a nadie, mucho menos a un humorista que no te haga gracia, pero ampararse en eso para eludir el problema es la receta para fabricar gilipollas. Gilipollas en este contexto es quien cierra sus oídos a las opiniones que no le gustan y se refocila en el montón de gente que le dice las cosas bonitas. Eso, en estos mundos de hoy en día, como Twitter, pasa mucho. Tengo 4 millones de seguidores, puedo decir lo que quiera, si no te gusta, tengo cuatro millones de seguidores que me ríen las gracias.
Esto lleva a gente como Arévalo y Bertín Osborne a lamentarse de que ya no pueden hacer chistes de mariquitas locas. Porque su público tienen. Y ellos se lamentan de que ya no puedes ir por ahí insultando a todo un colectivo que sufre la marginación para el placer de tus fans.

No, si poder puedes hacerlo. Pero no esperes que el resto nos callemos lo que pensamos de ti. Es de justicia que recibas, cuando menos, el mismo trato que das a los demás. Porque creer que estás por encima de eso es de gilipollas. De manual.

"Un seguidor tóxico menos es maravilloso".

Si, esta gente existe. Si tienes muchos seguidores tóxicos a lo mejor es que tú eres tóxico. Pero para eso hace falta un poco de autocrítica (autocensura puedes llamarla) y está claro con tu segundo consejo que....

"No pidáis perdón jamás".


Vale. ¿No ves lo horrible que es lo que dices?

"Si vuestra intención no era ofender, no pidáis perdón, porque les estáis dando la razón a los Estupendos".

Que viene el Coco! Cuidado con los Estupendos! Se llevan a los niños y se comen a las mascotas!
En serio, no puedo salir de mi estupor.
¿Sabes cuando tus palabras podrían tener sentido? Cuando crees que eres perfecto y que nunca te equivocas. Cuando piensas que no tienes ningún error y que todo lo que haces es maravilloso y el problema lo tienen los demás. Vamos, cuando eres un gilipollas.

No, no debes pedir perdón si no crees que te has equivocado. Si no sientes de verdad que la has cagado, no pidas perdón. Pero para eso hace falta, primero, pensar en lo que dices y en lo que has dicho (problema de tu primer consejo).
Si tras un chiste, un libro, un corto, una película o cualquier forma de expresión aparece gente señalándote que lo haces mal, no debes pedir perdón. Debes reflexionar. Y darte tiempo, que estas cosas van despacio. Date tiempo para pensar en lo que dicen y en si tienen o pueden tener algo de razón. Y si llega el momento, es muy muy sencillo. Ser humilde. Y que te lo diga alguien como yo es casi un chiste, pero sí, ser humilde.

"No entiendo por qué os ha molestado esto, pero es posible que sea víctima de un sesgo cognitivo y no lo vea. Intentaré pensarlo, aunque puede que me cueste un tiempo darme cuenta. Y siento si os ha molestado, no era mi intención".


Oye. Puede que tengas razón. Pero puede que no. Así que no seas gilipollas y piensa que puedes equivocarte. Lo más seguro es que muchas veces lo hagas.

¡Si pides perdón los terroristas ganan!

Y la tercera: si pese a todo esto hay gente que sigue queriendo montar bronca porque son unos trolls...

¿Si pese a qué? ¿A que no midas tus palabras y no admitas poder equivocarte? ¿Qué has hecho para no generar problemas? Si lo que acabas de dar son indicaciones para comportarte como un capullo, te aseguro que te aparecerán, no trolls, sino sinceros detractores.

Ante eso, la solución que propones es la guinda que colma el vaso: el problema son los demás.

En fin, tenía que haberme acostado ya, pero he visto este vídeo porque alguien lo ha enlazado como algo "bueno" y sinceramente me ha dejado ojiplático.
No creo que leas esto, Víctor, pero si lo haces, posiblemente me etiquetes de "Estupendo". Pero a mi no me ha ofendido ni me ha molestado tu humor, simplemente me parece MAL lo que dices.
Mal argumentado y mal concluido.

Existe la corrección política, claro. Si la madre del supuesto niño del chiste se hubiera escandalizado porque el niño hablaba de tetas, por ejemplo, estaríamos ante uno de esos casos. El caso de José Mota, por ejemplo, es verdad que se puede ver como una víctima de la corrección política. El gag, sin puta gracia, por cierto, es de humor negro. Y a una persona que esté en una situación como esa, puede hacerle recordar su dolor y molestarle.
Pero, efectivamente, ese es un problema de esa persona.
Porque todos nos morimos, todos tenemos accidentes, y todos tenemos enfermedades. Hacer humor sobre eso puede ser negro, pero no es dañino. No estás fomentando la discriminación, el maltrato, o los estigmas de un colectivo. Los enfermos terminales no son un colectivo. Tus chistes no hacen que la gente los vea como seres abominables, o como ridículos.

Si tuviera que dar tres consejos, serían estos:

- Piensa como influyen tus creaciones en el resto del mundo. Si crees que no lo hacen, piensa como influirían si los mensajes que transmites se aceptaran como leyes universales. ¿Estarías cómodo? ¿Alguien sufriría si todo el mundo hiciera a todas horas ese chiste? ¿Existe una situación de desigualdad, acoso o estigma que se asocie a esos comportamientos? ¿Deseas perpetuarla? Una vez hayas respondido a esas preguntas, adelante, llena la red con tus chistes.
- Si alguien se molesta, molestate en pensar si puede tener razón. Hay mucho gilipollas por el mundo, no seas tú uno de ellos.
- Se original. No vayas a lo fácil.

A tu pregunta "La corrección política puede acabar con el sentido del humor? responderé NO. Pero no porque esto sea una lucha que vayamos a ganar. Sino porque el humor es inteligente. Y siempre encuentra la forma de abrirse paso. Si resulta que nuestra sociedad cambia y no encuentra gracioso reírse a costa de humillar a los demás, encontraremos chistes que no lo hagan. Si es necesario abandonar los chistes de mariquitas y gangosos, nos reiremos sin ellos. Si tenemos que dejar de usar topicazos machistas, acabaremos encontrando la forma de hacer humor sin ellos. Porque además, el humor se nutre de nuestra sociedad, de la vida cotidiana. Cuanto más desaparezcan esas cosas, menos gracia nos harán y menos las aceptaremos. Y nos reiremos de otras.

¿O tú te ríes de los chistes de maricas de Arévalo?

A lo largo de la historia del humor español has tenido gente que ha huido sistemáticamente de hacer chistes ofensivos. Tienes muchos ejemplos de como hacer humor sin ellos. Has puesto algunos, como el chiste del hombre que no discute. Yo podría sacarte una batería de chistes de ecuaciones que son hilarantes (para físicos y matemáticos) y que no precisan de sexismo, racismo, capacitismo u homofobia. Tienes a Gila que hizo gran parte de su carrera con chistes genéricos absurdos sin más sexismo que el que la misma sociedad destilaba. Tienes a Faemino y Cansado, los Monty Python... una cantidad de gente que ha podido hacer humor sin necesidad de someterse a la corrección política (no metamos la religión en esto que entonces no duermo, ¿vale?).

En fin, quizá leas esto, quizá no. Me da igual, un unfollow más...

Tags: arte, odio social, tanto gilipollas y tan pocas balas
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 8 comments