?

Log in

No account? Create an account

Bifidismo de ese.

Me enlazan un artículo en caralibro sobre "El timo del bilingüismo"

Iba a hacer un comentario en el enlace, pero como siempre, me enrollo y casi que prefiero hacer un post.
Os cuento.

Mi primer contacto con los colegios bilingües fue una madre que acudía a mi aula de Inglés desesperada preguntándome si yo daba clase a niños de primaria.
Le expliqué que no, que las clases eran para adultos y con niveles muy diferentes (un infierno). La mujer estaba al borde del llanto y me explicó que su hija, que hasta el año anterior había estado sacando notazas y le entusiasmaba el colegio, había pasado de curso y les habían metido "Science", la asignatura anteriormente conocida como "Ciencias Naturales" en Inglés. Y claro, además habían cambiado de profesora y ahora la niña suspendía, no quería ir al cole y odiaba todo.
Venía en representación de otras tres familias que sufrían la misma situación. Me hice cargo como pude de los niños, dándoles una clase a la semana de una hora en común. En una hora tenía que repasar toda una semana, enseñarles a aprobar los exámenes (que tenían uno o dos al mes), intentar que aprendieran algo de ciencia y jugar al escondite con ellos.
Me costó una bronca terrible con mis jefes, pero en poco tiempo empezaron a aprobar y a cogerle gusto a la ciencia. Un día les expliqué lo que era la tectónica de placas con dos folios y a la semana siguiente, la niña más problemática me vino repitiendo la explicación que le había dado.
El niño (eran tres niñas y un niño) llegó desmotivado, diciendo, esencialmente, que era tonto y no valía para estudiar. Se cruzaba de brazos y refunfuñaba.
Al año siguiente le di clases particulares de matemáticas e inglés, y estaba entusiasmado aprendiendo todo sobre tiburones y haciendo experimentos con microondas.
No voy a decir que fuera mérito mío, pero algo va muy mal si un niño que tiene el alma de un científico se cruza de brazos y se llama a si mismo idiota.
Y ese algo es el sistema escolar y el bilingüismo.
El inglés es un idioma muy bonito, que domino, pese a que mi único contacto con él fueron las clases del instituto y el colegio (tardías). Es un idioma que nos permite comunicarnos con casi cualquier persona en el mundo y disfrutar de un mundo de ocio como pocos. Esas dos cosas deberían ser el pilar sobre el cual se asentara su enseñanza: placer y sociedad.
La ciencia es otro mundo apasionante, pero solo SI SE COMPRENDE. Si intentas enseñar conceptos complejos en un idioma en el que los niños están aprendiendo a decir "me gusta jugar a la pelota" lo que consigues es niños que no entienden lo que dicen, ni en inglés ni en español.
Cuando tu objetivo no es hacer comprender el mundo natural ni un idioma sino cumplir con un temario, vamos a fracasar como educadores. Si encima haces exámenes cada dos semanas, generas un estrés en los niños que no necesitan.
Una de las niñas a las que daba clase lloraba las noches antes de los exámanes.
Sinceramente, eso me parece HORRIBLE. La única analogía que se me ocurre es un niño que está sufriendo acoso escolar.
Eso es, profesores, ministros y gente del mundo educativo.
El sistema se está comportando como un matón.


Yo soy profesor. Y soy un vago, lo admito.
Una de las cosas que puedo hacer para perder un día de clase, e incluso dos es un examen. En realidad, con los alumnos que trabajo puedo evaluarles día a día, saber lo que ellos han aprendido y controlar su progreso. Amonestarles si vaguean o elogiarles cuando trabajan.

Pero podría hacer un examen a la semana. Eso sería un día entero que NO TENDRÍA QUE EXPLICAR O HACER PRÁCTICAS. Un día a la semana que me podría dedicar a mirar Internet mientras vigilo dos horas de examen. Y luego, después del recreo, corregiría el examen y tendría casi el día completo. Y me seguirían pagando.

En realidad, en cuatro meses de clase hago dos exámenes. Y porque me obligan. No creo en los exámenes como método educativo. Son imperfectos para evaluar, generan mucho estres en los estudiantes y hacen perder el tiempo. Además no miden la comprensión de un tema, sino la capacidad de hacer un examen sobre esa materia.

La única utilidad de un examen es aportar una calificación objetiva. Eso es necesario a la hora de asignar un trabajo, una oposición o, en mi caso, justificar la nota que voy a poner a un alumno. Si hago un examen puedo justificar ante mis alumnos o superiores las notas que pongo. Si te voy a suspender por vago, no quiero que digas que es porque me caes mal. Y si te tengo que aprobar pese a los deseos de otros, quiero tener un examen de ocho en la mano para justificar mis argumentos.

Fuera de eso, los exámenes son un cáncer en nuestro sistema educativo. Implican que no nos importa que los alumnos aprendan, solo que puedan demostrar en un momento y bajo unas condiciones arbitrarias que han aprendido un contenido limitado. Implican que no tenemos tiempo para evaluar su capacidad sin esas pruebas, que solo son números en una lista.

Se merecen algo mejor.

Enlaza uno de mis contactos un vídeo de Antonio Banderas en el Hormiguero hablando sobre lo guay que es ser un triunfador.

http://www.flooxer.com/video/hormiguero-estamos-contaminados-empachados-politica/56ffa4700cf24f7b02362318

Transcribo:

"- Después de todo este tiempo en América, ¿cúal es la lección más importante que has aprendido?
- Quizá el haber matao muchos mitos. El haberme dado cuenta de que las cosas se pueden conseguir, que no hay sueños imposibles. Eso es un mensaje que trato de transladarle a la gente joven. Si yo lo he conseguido, cualquier otro lo puede conseguir. Se trata de soñar muy fuerte y de tener la capacidad de sacrificio para irte al lugar, empeñarte, trabajar y levantarte siempre. Eso los americanos lo tienen muy claro, no existe el fracaso absoluto. --Aquí contaba una batallita de como conoció al dueño de Über en una fiesta, que era un triunfador que había estado a punto de hundirse en la mierda--- Mira, hubo unas encuestas en unas universidades, creo que en Andalucía, y el 75% querían ser funcionarios. Esa misma encuesta se había hecho en los EU, y el 75% querían ser emprendedores. Es decir, dueños de sus propias vidas, no querían estar en una oficina, no tener un jefe por encima. Querían tener una idea, agarrar unos cuantos amigos y pelearse por ella. Y así surgen los Facebooks, los Googles, los Macs y todas esas cosas. Con un 75% de gente que quiere ser funcionarios no se hace país, se hace país con gente que se la juega"

Mi primera sensación ha sido de risa. La segunda de repulsa.

¿De qué vas Antoñito? Se nota que lo tuyo es hacer de mexicano en Hollywood, porque lo de las matemáticas no, ¿Eh?

En España debe de haber una gran cantidad de gente que quiere ser actor, como tu. Son datos que no tenemos, pero a todo el mundo le encantaría salir de guapo y cobrar mucho por ello. Así que pongamos que hay unos 100.000 "soñadores" como tu que quieren ir a Hollywood. Pero de esos, vamos a contar solo los que estudian arte dramático, que vienen a ser unos 300 por escuela y hay unas cuantas, digamos que hay 3000 cada año. De esta gente, mucha no da la talla. No son buenos, no son guapos o no caen en gracia. Trabajan de figurantes, extras, o buscan otra carrera. En los veinte años que tu has tenido de carrera aproximadamante son 60.000 actores, de los cuales solo tienen caché, en España, unos 100. De esos 100, tu eras uno. No muy bueno al principio, pero eras guapo. Eso si. El caso es que das tu salto tras diez años de papeles importantes como secundario con algunos de los mejores directores españoles, como Almodovar. Quizá gracias a eso. Yo no se como fue tu vida, ni lo que tuviste que hacer para ser un "triunfador". Hay gente que trabaja muy duro para lograrlo, otra tiene la suerte de estar en una piscina en el momento adecuado. Así es el puto mundo del showbisnes y si no lo sabes, es que no conoces mucho de su historia. Hay que tener talento, cara y ser el puto carpintero de George Lucas.
Bien. Ciñámonos a los números. de 30.000 agraciados, en 10 años solo tu pasas a ser una "star". Eso es una posibilidad entre 30.000, es decir, más o menos tres veces más de que te toque la Lotería de Navidad (1 entre 85.000).

Y a la gente le toca! Ahí tienes a Bardem y en menor medida a tu compañera Penélope que ha subido a lo más alto apadrinada por Tom Cruise. Pero eso en 30 años. Es decir, que tenemos tres españoles reconocidos en el cine californiano en treinta años. A lo mejor cuatro. No se, no sigo todas las carreras. No Santiago Segura haciendo cameos en las producciones de DelToro no cuenta.

Así que, Antonio, no cualquiera puede. No basta el trabajo duro. No basta el esfuerzo, ni levantarse tras caer. Porque lo más probable es que vuelvas a caer una y otra vez. El mundo es muy cruel, pero es así. Ojo, no por esto debemos dejar de seguir intentándolo. Pero viajar hasta allí e hipotecar tu vida por una posibilidad entre 30.000 no es lo que yo recomendaría a los jóvenes. Además, tu no fuiste con una mano delante de la otra. Lo siento, pero tu historia no es la del joven emprendedor sin nada en la vida. Llevabas 10 años trabajando en España, siendo una estrella aquí. Así que no fuiste a arriesgarlo todo. Te ascendieron. Tu sabrás como. Pero es un ascenso.
Eso si, es verdad que hay miles de personas que si van a Hollywood con un sueño en la cabeza y la maleta robada en la primera estación de bus de Los Ángeles. Esos son tus prostitut@s, tus camarer@s, tus dealers, valets, los dependientes de McDonalds... Son la cara que no quieres contar del "sueño americano". Porque además pasa una cosa. Han colgado el cartel de "completo" hace tiempo.

Si, siempre sale alguna estrella nueva, pero suele ser porque otra se apaga. Hay un número finito de producciones y de estrellas. Y no todo el mundo puede lograrlo. No. Eso que dices es una mentira, una mentira de la que se nutre la máquina de corazón negro de Hollywood. El sueño americano es una pesadilla para el 99%. Porque además, tu mismo lo has dicho: si no lo logras es porque no has trabajado lo suficiente. Porque eres un puto vago que quiere ser funcionario. Porque no tienes lo que tienes que tener.
Porque, claro: si los españoles no hemos copado el mercado de estrellas de cine es porque no sabemos soñar a lo alto. Si soñáramos, todas las películas estarían llenas de actores con aspecto latino, piel de oliva y pelo negro ensortijado. Que es lo que los americanos quieren ver en sus pantallas. Y no hay más negros de protagonistas porque no sueñan a lo grande.

Luego resulta que como te has casado, te has vuelto cuñado. Y como eres el Zorro y el machote número 13 nos vienes a arreglar España desde tu paraíso fiscal. ¿Ah, que no hablamos de que tributas fuera? Porque imagino que como Julito Iglesias, tu amas España pero tributas en Miami, California o donde tu contable te recomiende. O a lo mejor me equivoco y no. Me soprendería, pero oye... cosas más raras se han visto.
Que los españoles quieren ser funcionarios.
Joer. Que horror, ¿no?

Maestros, Médicos, Bomberos, Policías, Inspectores de Hacienda, Ingenieros civiles, Investigadores, Técnicos, Informáticos... TODOS esos, en España, querido Antoñito, son funcionarios. Son gente que trabaja para todos, para el bienestar común, para desarrollar el país. Para que tu pudieras tener una educación en tu momento, una sanidad, para que pudieras dedicarte a ir por la calle tranquilo mientras leías tus guiones. Para que toda la maquinaria del país funcionara necesitaba funcionarios. Quizá se te ha olvidado todo eso, ahora que eres un triunfador en Hollywood. Pero el resto de los españoles vivimos aquí y vivimos bien, muchas veces, gracias a los funcionarios.
Ah, y luego está el funcionario vago de ventanilla y el cafetito, los huevos como melones y el culo atocinado de estar sentado leyendo el periódico. Que es el personaje de chiste en el que tu pensaste cuando escuchaste ese 75%.
Y no te voy a culpar. Seguramente esos estudiantes no pensaban en servir a sus conciudadanos, ni en mejorar el país con su trabajo. Pensaban en la seguridad laboral, en no tener miedo a ser despedidos, al hambre, a perder la casa, a poder tener una vida feliz, productiva y sin estrés.
Culpables todos.
Porque no querían la posibilidad entre 30.000 de ser tu, o una entre 400.000.000 de ser el nuevo Mark Zuckberg.
Y así no se hace un país.
Joder. Y te quedas tan ancho. Un país se hace con gente que se hipoteca por un sueño y fracasa el 99% de las veces porque eso justifica el éxito del 1% que lo logra (y por cierto, de la puta miseria del otro 99 ni nos acordamos).

Se que "El Hormiguero" no es un programa de economía, que tu no eres economista, que intentas decir cosas que te hagan llevarte el aplauso rápido y fácil del público, porque, COÑO, ESO ES LO QUE HACES PARA GANARTE LA VIDA. Pero no nos vengas a arreglar la vida. Por favor.
Un país se hace de muchas maneras. Se hace a la americana, y no se hace demasiado bien. Aquí los argumentos ad pecuniam o ad baculum no valen.
Yo no quiero un país que sea el más rico a costa de la explotación ni el más avanzado pasándose los acuerdos de Kyoto por el forro de los bemoles. No puedes medir el triunfo de una sociedad por sus patentes, sus guerras o sus películas. No se si se puede medir algo así, pero sería un baremo de mierda si esos fueran indicadores importantes.

Te voy a contar un secreto, Jose Antonio Dominguez Bandera, hijo de funcionarios. Te vas a morir. Toda tu fama, tu dinero, tus películas, no va a impedir que mueras. No es una amenaza, ojo. Es un hecho. Todos moriremos a menos que inventemos el Ponce en breve y arreglemos el planeta y... pero al final la entropía lo devorará todo igualmente. Me estoy desviando. Vas a palmar, querido Yorick, por mucho pote que te pongas en la cara. Y también ese 75% de gente que quiere ser funcionaria. Y al final de su vida, puede que no hayan logrado ser el nuevo Steve Jobs o el siguiente tu, pero eso dará igual. Lo único que importa es nuestro tiempo en el mundo, y lo que hacemos con él. Tu buscas triunfadores. Pero yo creo que una persona que vive una vida plena y feliz es ya una triunfadora. Saldrá de este mundo con lo mismo que gente como tu. El granjero, el panadero, el funcionario, la persona que solo ansía con un trabajo que le permita vivir con dignidad y dedicar su tiempo a disfrutar de la existencia es, para mi, un soñador con un sueño tan grande como el que pudiera tener Bill Gates.
Hablas de gente que no trabaja en oficinas. Supongo que piensas que Facebook se creó en un prado verde soleado, pero eso es el fondo de pantalla de Windows XP. Y es falso. Photoshop, colega. No queda nada real. Ni tus discursos ni Miley Cyrus... nada. Hablas de no tener jefes. Eso está de puta madre. Cuéntaselo a los emprendedores españoles, les llaman "autónomos". No tener jefe MOLA mil, ¿eh pandilla? Y Mark Suckberg no tiene empleados, porque tener jefe es la hez. Todos vamos a ser los jefes, ¡a tomar por culo!

Tu visión simplista del mundo me enfuerece. Me enfurece que se desprecie a los funcionarios de mi país. Y me enfurece que lo haga alguien que se dedica a algo tan superficial y banal como el cine. Que es arte, si. Pero es un producto sin el que podríamos vivir. Tu no puedes vivir sin infraestructuras. Infraestructuras que mantienen y mejoran los funcionarios. Así que un poco de respeto, triunfador. Me enfurece que intentes colarnos un cuento que solo cuentan los privilegiados de una sociedad podrida.
Se que tu pretendes ilusionar a los jóvenes para que no se rindan. Quizá tengas la mejor de las intenciones. Pero no rendirse no es siempre una buena virtud. No rendirse implica no reflexionar, no recapacitar, no replantearse la lucha. Es, de nuevo, un simplismo facilón. Una línea de libro de autoayuda. No todo es una batalla. La gente de ISIS también tiene un sueño y no se rinde.

Decirle a los jòvenes que todos pueden ser como tu es una verdad a medias, la mitad que no es verdad es muy peligrosa. Es verdad que cualquiera podría ser el siguiente tu. Y es verdad que ese solo lo conseguirá con cierto esfuerzo y talento. Y mucha suerte. Pero no cualquiera puede llegar. Esto se parece al final de Rataouille. "Cualquiera puede ser cocinero". No, un cocinero puede ser cualquiera. No es lo mismo.

Y aquí nos encontramos en la disyuntiva. ¿Qué decir a los jóvenes? ¿Que lo pueden lograr todo? ¿Que el esfuerzo y el trabajo duro les va a reportar un beneficio proporcional? ¿Te crees que son tontos? Los jóvenes ven el panorama. Ven como doctores y licenciados tienen que borrar sus títulos del currículum para conseguir un trabajo de mierda. Ah, pero tu hablas de emprender. De ser tu propio jefe. Como los de las tiendas que abren y cierran el mismo año. Esos han emprendido... una carrera a la bancarrota. Pero no todo es negativo, joder. Hay muchas empresas que triunfan. Muchas son devoradas y aplastadas por sus competidoras o por las legislaciones que financian éstas, pero algunas viven para convertirse en algo. Como Nokia...

Pero recuerda, Antonio. En cien años tu estarás sonriente como yo.
Quizá el gran problema es que medimos el éxito de algo en unidades de dinero. Quizá deberíamos replantearnos eso. No todo es un producto, no todo ha de venderse. No es mejor lo que más dinero da. Quizá el éxito es otra cosa. Tu sistema, que ni siquiera es tuyo, es una fábrica de miseria. Es el palo con la zanahoria. Nos muestra cómo podría ser nuestra vida si sacrificamos todo para el éxito y nos desprecia si lo que buscamos es una existencia tranquila y satisfactoria. Porque necesitamos muchos burros intentando alcanzar la zanahoria para que la noria gire.

Para que tu puedas tener éxito, millones tienen que fracasar. Es así de sencillo. Y eso no es sano.

"No te rindas! Sigue intentándolo! Persevera!" Es una máxima genial cuando triunfas. Pero cuando fracasas, ¿qué es?

Aplica la misma fórmula a un jugador de tragaperras. Y sabrás la respuesta.

Una historia de terror

A ver qué os parece esto como historia de terror:

Las cosas le empezaban a ir bien a Carla.

Tras años de sentirse atrapada en un pozo sin fondo, estaba trabajando por fin. Había tenido que dejar la ciudad donde había pasado media vida para volver a la capital, pero al final lo estaba consiguiendo. No era el mejor trabajo del mundo, pero le servía para ir pagando los estudios de su hija y salir adelante.
Y era un momento para celebrarlo. Con su hermana Luisa, Katia y Merche salieron a cenar por la ciudad. Era una noche para ellas solas. Para pasarlo bien.
Montaron en una carroza de caballos dentro del parque mientras el cielo se tornaba rojizo con el anochecer. Decían que había mucha contaminación, pero el color era impagable.
En el restaurante había doble espectáculo, por un lado era noche de micrófono abierto, por otro lado en la mesa cercana un grupo de hombres las estaban sonriendo, lanzando frases provocativas y tonteando con ellas.

La noche prosiguió en un local nocturno cercano. Unas copas y algo de música. Los coincidieron con los tipos del restaurante y Katia estuvo hablando con dos de ellos un rato. Uno era alto, fuerte, de metro noventa, el otro un tipo calvo de mediana edad con una mirada que no le gustó. Ella no quiso hacerles caso, había pasado por malas experiencias y algo le decía que aquella gente no era trigo limpio.

Carla bailaba en la pista, no había mucha gente porque era un jueves, pero no importaba. Quería pasárselo bien con sus amigas. Se giró en mitad de una canción y pudo ver a Katia el la barra. Estaba llorando y los dos hombres se reían. Su hermana, Luisa, se acercó al trío a ver qué pasaba.

-        ¿Qué te pasa?

Katia no supo responder bien. Había bebido, pero murmuró algo. Ella les había rechazado, y habían comenzado a llamarla “puta”, a insultarla y a humillarla.

-        ¿De qué coño vais gilipollas? –estalló Luisa.

El tipo alto la miró, y sin mediar palabra, le cruzó la cara con la mano abierta. Después otra segunda bofetada cayó sobre su cara.
Carla corrió hacia ellos pero no pudo llegar antes de que el tipo lanzara un directo a la cara de Katia que le chillaba asustada. La chica cayó al suelo de golpe, su zapato voló cómicamente en la dirección contraria. El portero acudió corriendo mientras el grupo de hombres lanzaba vasos y botellas a las mujeres. Carla se interpuso entre el gigante y su hermana, pero el calvo la estranguló por el cuello apartándola. Un chico se acercó para separarlos y acabó volando por los aires y cayó malamente esguinzándose el tobillo. El portero consiguió frenar el caos mientras el dueño del bar llamaba a la policía, mientras Carla intentaba atender a Luisa y Katia, temiendo que aquel puñetazo devastador la hubiera dejado seca en el sitio. Por suerte todo iba bien, hasta que se dio cuenta de que no sentía el dedo meñique. La sangre manaba profusamente y algo había cortado la carne hasta el ligamento. No podía moverlo.
La policía llegó, varios coches. E inmediatamente notaron que algo iba mal. Los agresores se identificaron como policías y en ese momento todas las actitudes cambiaron. El Namur vino a llevárselos, pero a Carla, tras un rápido reconocimiento, le dijeron que podía irse andando al hospital. A Luisa se la llevaron acusada de agresión y pasó la noche en comisaría, fichada.


Lo siguiente fue un trasiego de un lado a otro. Prestar declaraciones ante un juez, papeleo… en el juzgado se volvió a encontrar con aquellos hombres. No quería mirarlos. Solo quería que aquel episodio pasara. Pero la mirada del calvo en la entrada del juzgado era hiriente, sardónica. Se tocaba los genitales mientras las miraba con una sonrisa despectiva. “Por aquí me paso vuestra denuncia” parecía decir.
Intentó recibir asesoramiento, pero no recibió ninguno. Llamó al teléfono de ayuda contra las agresiones de género, pero al no ser su pareja, no se consideraba una agresión de género.
Porque no tiene que ver con el machismo que dos hombres acosen a una mujer en una discoteca. Porque no tiene que ver con el machismo que ante las negativas ellos la dirijan insultos machistas y sexistas. Porque no tiene que ver con el machismo que un hombre le cruce la cara a una mujer cuando le responde.

El portero, que había declarado que ellas habían sido agredidas sin provocación y que les habían llovido vasos desde el rincón de los hombres, había desaparecido. No se presentó a las dos citaciones como testigo.
El tipo alto había presentado un parte de lesiones, con un corte con varios puntos. Quizá alguno de los vasos también le diera a él, pero un conocido hizo indagaciones y al parecer, en la comisaría tenía fama de montar broncas, y no era la primera vez que se autolesionaba para presentar un parte. Todo esto, claro está, “off the record”.

Carla perdió el trabajo, apenas llevaba un par de meses y se tenía que pasar casi el mismo tiempo de baja. Con el panorama laboral que reinaba, no le sorprendió.
Si le sorprendió recibir una citación como imputada. Al parecer, ahora también la acusaban a ella de agresión y estaba citada como imputada.

- ¡Es ridículo!- se lamentaba-. ¿Cómo vamos a agredirles tres chicas de treinta y tantos que no pesamos ni sesenta kilos? ¡A un tío de dos metros! Y al otro…

Pero claro, ahora habían aparecido dos testigos nuevos que afirmaban eso. Y Carla ahora tenía que ir a una rueda de reconocimiento.

-        Me dicen que me lleve a alguien si quiero para que vaya a la rueda conmigo. Si no, pondrán a gente del calabozo al lado. ¡Cómo no van a saber que soy yo! Además tendrán fotos nuestras. Son policías. Y siguen en activo, con acceso a todos nuestros datos… mi dirección, mi coche…

No. Carla no recibió un abogado, por cierto. Según le informaron, se le asignaría uno cuando fuera a juicio. Antes de ir a juicio. A pie de juzgado. Y ella tiene miedo. Porque Katia ya tuvo que declarar y le asignaron a una abogada de oficio, pero en sus palabras “no movía el culo”. Así que contrató finalmente a un abogado, y la de oficio le remitió su minuta por una mañana de asistencia: 1000 euros.
Y Carla no tiene dinero, ha perdido su trabajo, no lo olvidemos.

Carla fue agredida una noche, y ahora mismo solo puede esperar no acabar en la cárcel por ello. España. Hay que quererla.

Después de todo, creo que no escribiré esta historia. Lo mío es la fantasía, que es menos deprimente.

Haters Gonna Hate

Esto va a ser una crítica de la nueva película de Star Wars, así que si no la has visto y no quieres que te destripen un par de tonterías, vuelve cuando hayas pasado por caja.

Hala. Si sigues aquí, ya estás avisado. Pero por si acaso, voy a hablar un poco de mi vida, porque es mi blog y así os doy tiempo para que huyáis. Yo soy un friki de pura cepa. Eso implica casi siempre ser un Trekkie, o un Strawie (creo que hay otra terminología adecuada, pero me la suda). En mi caso, las dos a la vez.

Crecí con Star Wars habiéndola visto apenas una vez (no recuerdo cuando), me costó ver el Imperio lo que no está escrito, hasta que un amigo de mis padres me dejó verla en su casa porque la tenía en vídeo. El retorno me lo vi mil veces, era la única que había grabado en Telemandril y me encantaban los diálogos del Emperador y la batalla espacial de Endor. Los Ewoks los pasaba en fastforward. True Story.

Cuando estaba en la uni, nos llegó el trailer de "LA NUEVA PELÍCULA DE STAR WARS". Lo vimos una y otra vez emocionados. Había gentes raras, había sables láser, había de todo. "A communication disrpution means only one thing... an invasion!"... y la marcha imperial. Jo, meábamos colonia. Me copiaron la banda sonora y me la dieron antes de un exámen de termo, me la puse en el examen y escuché "Duel of fates" una y otra vez. La fuerza no me acompañó, eso debería haber sido una señal... el caso es que fui al pase de prensa un mes antes o así del estreno, conseguí colar a mi BFF Santi y vimos la peli.

Y me gustó. O eso me decía yo. Me tenía que haber gustado, ¿no? O sea, tenía Jedis, era Starwars... había naves espaciales. La volví a ver en el estreno, disfrazado de Jedi recién operado de peritonitis, hasta salté al escenario cuando se jodió la cinta y amenicé la espera con un duelo de sables improvisado lleno de piruetas y tal.

Pero dentro de mi lo sabía. No me había gustado. Tardamos mucho tiempo en darnos cuenta de ello. No podíamos creer que Lucas, nos la hubiera jugado de esa manera. Solo al ver el Episodio II (pase de prensa otra vez) fue cuando me di cuenta de que estaba ante un auténtico pufo. Lo del Jar Jar no había sido un accidente, eran malas a rabiar. Costó mucho que la gente lo admitiera. Porque era Starwars. Había Jedis por todas partes, tenía que ser bueno.

Pero me había roto. Starwars ya no sería nunca lo mismo para mi. No me emocioné al saber que habría una nueva saga, apenas reaccioné al saber que ÉL se había ido, no confío ya en los productores. Disney estaba haciendo algo relativamente bueno con Marvel y Abrams había relanzado la franquicia de Star Trek (meándose en la herencia de Roddenberry). Me había vuelto un cínico. Esa es la pura verdad. No esperaba nada bueno y pese a ello fui al cine, porque oía cosas buenas de ella. La gente alababa el estilo "retro" que recuperaba el espíritu de las primeras Star Wars. Y bueno, son pelis para ver en el cine.

Así que fui a verlas y aquí comienza el spoiler:

NO es una mala película. Pero tampoco es una buena película. De hecho, está muy lejos de ser una buena película. Pero es divertida. Puede que el baremo estuviera muy bajo, pero es divertida. Tiene puntos buenos y puntos malos.

Empecemos sacando la tirita: es un puto remake de A New Hope. Simple y llanamente. Esto se podría llamar homenaje, yo lo llamo explotar la nostalgia. De principio a fin, sigue la estructura y los pasos de la primera película, utilizando los mismos decorados, planos, utlizando las mismas premisas y los mismos giros. Solo Eragon había sido tan osado, pero claro, estos jugaban en casa.

Si no habéis huido ante la amenaza de spoiler supongo que esto lo sabéis, pero recapitulemos: Un alto cargo rebelde tiene una información muy importante, pero es interceptado por el Imperio con su machaca Sith con casco y voz de vater, y esconde la info en una unidad de astrogración que acaba en un planeta desierto mientras él es capturado y torturado para que revele la info. Una ingenua nativa que no conoce a sus padres, pero que ya es un gran piloto, lo recoge y con la ayuda de un simpático canalla y el halcón milenario huyen del planeta en busca de los rebeldes. El rescate al princeso aquí ocurre antes, pero ocurre igualmente. Igual que la escena de la Cantina. Resulta además que el Imperio tiene una estación de combate que jode planetas enteros y la usa para cascarla. La granjera/chatarrera descubre que tiene "la fuerza" y la rebelión se ve amenazada por el pepino mortal que tiene una debilidad (no se puede ocultar, lo lleva en la mirada) que puede explotarse con el ataque de unos cazas. Pincelada arriba, pincelada abajo y HOP! tenemos un remake como la copa de un pino. Solo que este remake, además, es continuación. Así que no se, queda raro.

- Bueno. ¿Y? ¿Esperabáis originalidad de Disney o Star Wars? -preguntan algunos.

Pues un poco, si. Tras haber tenido cuarenta años para cultivar ideas, podrían haber, no se, ido a por algo mejor. Pero bueno, es un remake/reboot/autoplagio. Eso no es necesariamente malo. Snatch es un remake de Lock and Stock y funciona muy bien. La misma Star Wars es un pastiche de otras cosas y no estaríamos discutiendo esto si fuera una mierda.

De hecho, hay una larga historia de originalidad y creatividad en Star Wars. Se llama "universo expandido", y es lo que muchos autores y autoras se dedicaron a hacer entre el episodio VI y el I. Ampliar el universo de Starwars, definirlo, crearlo coherentemente... algo que Lucas mandó al infierno parcialmente con las precuelas y que Disney ha decidido hacer lo propio con las secuelas.

Y es una lástima, porque pese a que no era perfecto y era en gran medida fanservice, habían dedicado un gran esfuerzo a imaginar qué había pasado tras la "rave" de Endor. Algo que, evidentemente, los creadores del Despertar de la Fuerza no han hecho.

Y aquí podría hacer una lista de cosas buenas de la peli, como el personaje de Finn y su visión de las cosas, el de Rey y su chiquipunto para el género en Disney, la acción es interesante, tiene buenos gags y buenas frases, pocas, y desde luego es entretenida y se deja ver.

Lo malo. El malo.
Seguramente es lo peor y lo que más daño ha hecho a la película. Porque Star Wars fue grande, entre otras cosas, por Vader. Vader era presencia pura, Vader llenaba la pantalla y era el mal personificado. Era oscuro y terrible. Vader hacía que una escena se volviera una catástrofe pasando por la puerta. "Han entrado los soldados... y una figura negra". Y hala, todos con lavativas. Vader fue tan grande que JODIÓ, literalmente, Star Wars. Hizo que toda la precuela se centrara en su vida, pero no olvidemos que... era un machaca. Era un perro de presa del Emperador. Lo bonito de Vader era su camino hacia la redención, y aunque no podemos culpar a las precuelas de su calidad espantosa por ello, seguramente el hecho de haber elevado a la divinidad al pringao de Anakin ayudó mucho a que apestaran.

Pero el Discount Vader del DDLF es... una burla. Es una burla con casco, que parece el Pato Donald, es una burla sin casco, que uno no sabe si va a llorar o a matarte. Kylo aparece en escena, detiene un blaster en el aire (Vader solo los paraba con la mano), se huele las cagarrinas de Finn y acojona al personal... para que segundos después Poe Dameron se ponga a vacilarle como si fuera un portero de discoteca. "Eh, qué pasa Kylo? Te sale muy caro el pulimento del casco"?
Esto no sería nada de por si, Leia se enfrentaba a Vader, eso si, con mucha más clase y aprovechando su posición como senadora. Pero poco después vemos al sith pillar una rabieta descomunal y arramplar con un cuadro de controles de la nave. Eso reduce al villano a un chiste con patas. Si, vale. El Lado Oscuro es agresión y emociones negativas, pero podría estrangular a un lacayo con la fuerza o fundirle los ojos. Claro, que eso sería repetirse mucho, ¿no? Ah, no. Que lo hace luego. Y no mejora. Se quita el casco porque se sofoca interrogando a Rey, cuando el momento dramáticamente apropiado hubiera sido en el puente frente a su padre. Más berrinches, se le suben los monos a la chepa (en la forma del nazi anodino cuyo nombre ni era relevante).

Kylo es el gran fracaso de la película, porque no hace creible la maldad del Imperio. Es el portavoz de la oscuridad, y da pena. Vergüenza ajena.

El final, para más Inri, es doblemente humillante. Es un señor Sith (aunque luego nos dicen que está "en entrenamiento"), al menos lo suficiente como para poder detener energía en el aire, cosa nunca vista. Para asfixiar a la gente, para leerles la mente (Vader nunca pudo hacerlo con Leia, aunque si ligeramente con Luke en el retorno). Y sin embargo, dos neófitos en esgrima láser le dan para el pelo. Por no hablar del recurso patético de guión de "ahora convenientemente olvido mis poderes". ¿Por qué no estrangula a Finn con la Fuerza si acaba de hacerlo con Rey? ¿Y por qué no lo hace con Rey otra vez cuando cae Finn? Se le habría acabado el maná, supongo. Pero esas cosas son la constante en la película, incoherencias de personajes y agujeros de guión.

Otra sensación negativa que se te queda es que todo va rápido y apresurado. Hay muchas escenas de relleno y muchas reacciones que no se entienden salvo que se apoyen en el cliché como si fueran emociones de sobre. Finn rescata a Poe y automáticamente son amigos del alma y se aman. Recordemos que comparten juntos un viaje accidentado en Tie fighter. Y ya. Que Poe puede estar muy agradecido, pero lo que nos presentan es camaradería, aprecio, amistad. Y no se ha forjado. Igual que la relación entre Rey y Solo (que si tiene más tiempo, pero de nuevo, sopinstant!). Querer decir mucho y trabarse. Esa es la constante de la película.

Como el "arma definitiva". Que el Imperio 2.0 se ha dedicado a tallar un planeta entero para crear la "Estrella de la Mueerte" y que por cierto, vive en la vecindad de todos los planetas del universo conocido, como podemos ver en terrible escena donde masacran "la república" que son cuatro mundos venidos a menos y que a juzgar por la simultaneidad de los ataques, están a menos de dos minutos luz del "Alan Parsons Project". Esto me jodió definitivamente, se que Star Wars se pasa por el forro la física, pero hay límites para todo. Los de la suspensión de la incredulidad. La primera EDLM viajaba por el hiperespacio como una vagoneta de fiesta, petándolo allá donde iba. Pero esta es un planeta. Los planetas no viajan por el hiperespacio, vamos, sería la leche y digno de mención. Así que han creado un cañón que roba energía del sol y la lanza contra los planetas... que deben estar en el mismo sistema solar. Porque si no, tardaría siglos en llegar a la velocidad del plasma. Pero da igual, es terrible y ha de ser impedido. Lo de que "apaguen el sol, pues más de lo mismo" ¿Están en el mismo sistema? Entonces se han cargado el Sol y eso es casi igual de terrible que pegarle un chupinazo al planeta donde está la rebelión.

Pero de nuevo, es Star Wars. Todo vale.

Pues para mi no.


El caso es que algo tan trascendente como que unos nazis espaciales han creado un planeta del apocalipsis que puede destruir toda la república pasa desapercibido porque la rebelión (que en 30 años debería haber elegido otro nombre) está buscando a Luke y no ve que el planeta base de los nazis tiene una tobera del tamaño de España.

Da la sensación que Abrams era como un niño en una tienda de caramelos, corriendo de un lado a otro y echando a la bolsa todo lo que podía ilusionado. Esto mola, y quiero esto... y esto, y esto... Y finalmente se empacha. La película no presenta el nudo de la Estrella de la Muerte hasta el final, hasta entonces es un ir rebotando de un sitio a otro, de referencia en referencia, de cameo en cameo. Un fanservice para los nostálgicos. Y luego el gran final. BOOM!

Y todos contentos.

Por otro lado, todo parece haberse quedado estancado hace treinta años. Son tonterías, pero Leia sigue de jefa, Han usa la ballesta de Chewie por primera vez (en serio?), viste igual, todo sigue igual. La rebelión solo tiene diez X-wings, la república ni se explica, solo se volatiliza. Apenas sabemos qué ha pasado en sus vidas de refilón, en la galaxia ni nos interesa. Puede que eso sea tema para un subproducto Disney, un spinoff de los años perdidos. Pero nada. Todos aparecen solo para hacer el acto final de la película y rozar de lejos esos treinta años perdidos.

Y el final no puede ser más decepcionante. Copias al ataque de la estrella de la muerte (el plano de la trinchera es calcado) y lo que más me molestó, Rey usando la fuerza porque si. Sin más. Sin haber tenido un maestro, sin saber siquiera qué es la fuerza... simplemente emplea un truco Jedi (que en teoría ni debería saber que existe, que los jedis llevan 60 años siendo una leyenda) y luego empieza a mover cosas con la mente. Hala, más sopinstant! Uno se pregunta qué coño hacían los maestros Jedi. Vivir de las subvenciones, claramente.

Podría hablar de más cosas, pero creo que eso es lo más esencial y lo que aporta un poco a todas las discusiones que veo. Los agujeros de guión, las tonterías varias, el emperador digital... son fallos secundarios.

Es más, con todo esto podría parecer que la película no me gustó, y no es así. Me lo pasé bien, es divertida, visualmente está muy bien y han cuidado mucho el detalle, reduciendo el CGI (me molestó mucho cuando salieron los monstruos tentaculares digitales y el Emperador, pero 2 de 100 es un buen ratio). La acción está bien dirigida y si obvias los fallos (si puedes, yo no) puedes estar muy satisfecho.

Jater off.

Tags:

Hay una mujer en mi barba!!

Al puro estilo de la Vida de Brian, parece que algunas concejalías de Madrid van a permitir que mujeres se disfracen de reyes magos en esta cabalgata soviética.
Lo cual, como todo lo que se hace últimamente que no sea lo que hace el sector clasicorro de la nación, levanta ampollas entre la prensa rancia y hace que lluevan cenizas sobre cabezas y se rasguen vestiduras.


¿Quien trae la mirra? Esa, esa... ese, ese!

Normalmente habría pasado del tema, debo confesar que no voy a seguir la tradición de los Reyes con mi hija. He sopesado los pros y los contras, y es un tema para otro post, pero he decidido que no tengo estómago para mentir a mi hija a la cara durante años ni corazón para enfrentarme a su decepción cuando descubra la verdad. Con todo mi respeto hacia quienes quieran hacerlo, yo no voy a ir por ahí. Intentaré que ella no le reviente la sorpresa a los compañeros, pero, simplemente, no sale de mí. Dicho esto, iba a dejar el tema de lado cuando el caralibro me ha sugerido que lea el blog de Reverte sobre el tema. Es un placer morboso, porque se que no me va a gustar mucho lo que diga, sobre todo en el campo de género donde creo que patina bastante, pero es como un accidente de tráfico. Bien, lo leo y comienza relativamente bien.

"Creemos que los niños son gilipollas. Que no se enteran. Que podemos engañarlos con facilidad, haciéndolos cómplices de nuestros prejuicios, torpezas y limitaciones. Pero nos equivocamos. Esos diminutos seres con cara de panoli son formidables desarrollando intuiciones magistrales y conclusiones perspicaces. "

A partir de aquí, sigue unos cuantos párrafos elogiando la genialidad de los churumbeles. Esto es en parte cierto y en parte falso. Los niños son mucho más inteligentes y perceptivos de lo que los adultos a menudo consideran, pero también están "cableados" por la evolución para creerse todas las mentiras que les digamos. Así se adoctrina a los niños mucho mejor que a los mayores, y por eso los niños no entienden las ironías hasta cierta edad. Su cerebro está aprendiendo y es una ventaja evolutiva creerse lo que los adultos dicen, sobre todo cuando lo que dicen es "en esa cueva vive un oso, no te acerques o te comerá". Cualquier persona que entienda de evolución comprenderá la ventaja inherente a esa credulidad.


Un buen libro que recomiendo. "Salvar al gato"

Aquí, el académico nos hace además una jugada de buenrollismo. "Eh, los niños molan". Esto en guión es el equivalente a "Salvar el gato". Nos ha ganado un poquito, porque los niños suelen molar. Y su dosis de humildad inicial son también puntos a favor a nivel emotivo. Buen movimiento, señor. Alguien ha estado leyendo a Maquiavelo.
Entonces nos suelta la bomba:

"Me hace pensar en esto una moda reciente relacionada con la cabalgata de la noche de Reyes: confiar el papel de Melchor, Gaspar o Baltasar a una mujer. Todo, naturalmente, como cuota políticamente correcta: un tercio de sus majestades de Oriente, para cumplir con el qué dirán."

Y claro, los que tenemos el vicio de discutir, ya vemos aquí lo que denominamos una falacia. "Para cumplir con el qué dirán", añadido a ese cáncer del cuñadismo que es "lo políticamente correcto". ¿Ah si? ¿Es esa la razón? ¿No puede ser que a alguna mujer le apetezca, no se, pasarlo bien dando ilusión a los niños? ¿Que quiera saber qué se siente al estar bajo los focos, con un montón de niños volcando sus ilusiones en tus oídos mientras se sientan en tus rodillas?
No me invento cosas, yo lo he vivido. Me pidieron como favor que fuera Rey mago hace unos años y accedí, pese a mis convicciones personales, como favor a la asociación de vecinos. Y pese a lo que siento, me gustó. Fue bonito, divertido, y me sentía algo incómodo porque no quería prometer a los niños cosas que lo mismo no podrían tener (es un barrio pobre), pero hice lo que pude de la mejor manera que se me ocurrió para darles ilusión y no decepcionarles el día 6. Pero me estoy desviando. Lo que viene a continuación me sorprendió:

"No pasa nada, dirán algunos, por que un rey mago, incluso los tres, sea una mujer. Si ciertas señoras creen que su presencia ahí ayuda a conseguir más respeto para su sexo, pues oigan. Bendito sea. Adelante con los faroles. A fin de cuentas, una cabalgata de Reyes toca menos el rigor que el folklore. Puestos a disfrazarse y a dar espectáculo, sería como negarse a que en las fiestas de moros y cristianos, o en las de cartagineses y romanos -pura y divertida murga sana-, haya señoras que quieran salir de guerrero almohade o legionario romano."

Efectivamente. Quitando la primera parte que sonaba un poco sarcástica pasivo-agresiva, el resto es la pura verdad. El rigor tradicional de los reyes es un cachondeo padre, y nadie haría un paripé porque las mujeres se unan a fiestas castrenses en el papel de soldado. Quitando ya el hecho de que históricamente ha habido siempre mujeres guerreras, que es otra historia. Pero en el paradigma de las mentes populares, es "transgresor". Si, parece que rompía una lanza en favor de estos "crossgender" epifánicos. Pero claro, aun quedaba medio post.

"El problema con los reyes magos es otro: la tradición se refiere a tres reyes varones. Y es la tradición precisamente, transmitida de padres a hijos, la que hace a los niños que aún conservan la inocencia adecuada esperar con ilusión la llegada anual de esos magos de Oriente, cuyos nombres y sexo conocen perfectamente, hasta el punto de que resulta imposible darles Baltasara por Baltasar. Y como los pequeños cabroncetes no tienen un pelo de tontos, en cuanto pasa por delante la carroza, huelen la tostada. Y se les fastidia así la fiesta, la ilusión, la fe en algunas cosas que, para bien de la Humanidad, es conveniente conserven durante el mayor tiempo posible, antes de que la vida les demuestre lo que hay bajo el cartón y el falso armiño de cada rey, mago o no mago. Y así, subida en una carroza, la reina Gaspara, o como se llame, puede que haga un favor enorme a la visibilización de la mujer; pero también estará reventando la ilusión, en su noche más hermosa del año, a millares de criaturas que, sintiéndose estafadas, se volverán a sus padres para denunciar, con justa indignación: «¡Papi, ese rey con barba es una chica!»."

Ah. Ah... es que es un no parar... a ver por donde lo pillo... En serio que lo releo y me deja epatado con tanta barbaridad.

El problema con los reyes magos es que la tradición se refiere a varones. ¿Qué tradición? ¿La de la cabalgata o la de la Biblia? Porque, no se... la de la cabalgata es como un poco de cachondeo. Supongo que la ira de Reverte (Crom me libre de este hombre capaz de acabar con yihadistas a pecho descubierto) no recae en la tradición de la cabalgata, porque he visto y oído historias de cabalgata que parecían desfiles dignos de Dante, con demonios tragafuegos y viajeros espaciales. Y hasta la fecha ni una mención al tema. Así que la cabalgata, pues como que es un espectáculo.
Aquí lo que pasa es que nos pone palotes la historia y queremos respetar la tradición, y por tanto, nos vamos a quedar con lo que define realmente a los reyes magos, que es un pene entre las piernas. Luego, que uno fuera negro (no se muy bien donde dice eso la Biblia) lo podemos resolver con maquillaje. Porque los niños no van a notar que el negro tiene los párpados blancos. Que los reyes trajeran solo regalos a Jesús y no a todos los niños de Belén es otra cosa que podemos obviar, porque... si no, no hay fiesta. Que los regalos fueran Oro, Mirra e Incienso, pues lo mismo. Que se lo trajeran solo cuando nació y no cada año, fuera. Que Jesús no les mandara cartas pidiendo nada, lo ignoramos, que no se pasaran diez días sentados en el Carrefour con niños en las rodillas... eso es de los evangelios apócrifos.

Pero que sean hombres, ¡¡eso es IMPEPINABLE!! Que sean reyes y sean hombres, y sobre todo MAGOS es la esencia de la tradición. ¿De donde son reyes? De por ahí. ¿Que magia hacen? Traer regalos a todo el mundo, estar en todas partes, ser superrápidos, saberlo todo sobre tu bondad y maldad.
Yo es que soy un puto friki, señor Reverte, y me encanta lo de crear mundos de fantasía, los superhéroes y los poderes mágicos. Soy un poco niño por dentro, no he perdido esa cualidad que usted alaba en la infancia, y se me ocurren cosas. Como que los magos cambian de forma a placer.

Usted habla de que los niños son muy inteligentes y no se les escapa una. Posiblemente ya saben que los señores que se ponen una corona y una barba de hilo brillante van DISFRAZADOS. Que no son reyes de verdad, que no hacen magia. Puede que hasta sospechen todo el pufo y se callen porque tienen miedo de que si levantan la liebre los regalos dejen de fluir. Así que nos hacen a los adultos un "dame pan y llámame tonto". Si han tragado durante décadas a negros pintados con carbón, barbas postizas y milagros de opereta, pueden soportar una mujer con barba. Si va a tratar a los niños con la deferencia que merecen, hágalo. No los emplee como burda excusa para su machismo rancio.

Si le molesta que una mujer sea rey mago, dígalo abiertamente. No se defienda detrás de un niño, por pura decencia.

Los padres han sorteado durante generaciones las preguntas incómodas. No va a ser una señora con barba de nylon la que les rompa la ilusión. Se la romperán en el colegio, se la romperán ellos solos o lo harán los padres cuando toque. Y mientras quieran creer en la magia lo harán. Como hacemos los adultos.
Es que los niños en realidad no son diferentes de nosotros, no tanto. Son adultos en proyecto. Y la línea que nos separa es muy difusa. El pensamiento mágico existe en adultos y lo podemos ver en cualquier creyente en lo que sea. Sean conspiranoias, sean nazarenos claveteados o profetas en caballos voladores.
Cuando alguien quiere creer, cree.
Yo soy ateo, abiertamente, y debato con creyentes. Es INÚTIL en grado sumo intentar llevar la lógica hasta sus mentes, nada que yo pueda argumentar o presentar como prueba les convencerá. Ni los absurdos lógicos, ni las contradicciones de los textos sagrados. NADA. Solo ellos mismos pueden convencerse. Si intenta convencer a un niño de que los reyes no existen encontrará resistencia. Férrea, violenta, tenaz. Solo un padre o una madre pueden romperla. La mentira solo pueden romperla quienes la crean. A menos que, claro, el niño ya sospeche la verdad. Los niños son muy listos, tiene usted razón. Y son personas, como nosotros. Con nuestros defectos, algunos, y algunas de nuestras virtudes. Deje de tratarles como imbéciles y no vuelque en ellos sus neuras personales.

Cuando leo su artículo, solo puedo pensar en la señora del reverendo Lovejoy de los Simpson, Helen. Con las manos en las mejillas y clamando: "¿Es que nadie piensa en los niños?"


See? That's you! That's how you sound!

Como somos escritores, usted y yo, navegamos en los mundos de la imaginación y la creación de palabras. Creamos diálogos y tramas. Por eso me sorprende especialmente que usted, precisamente usted, no pueda imaginar una forma de salir de ese embrollo. Venga, pongamos esa pluma a trabajar e imaginemos como pueden salir airados sus padres de la situación:

«¡Papi, ese rey con barba es una chica!».

- Es que este año están muy ocupados y han venido sus esposas
- Es que los reyes no pueden estar en todas las cabalgatas y estos son sus ayudantes. (Válido también para cuando el lebrel pregunte por qué hay dos reyes diferentes en diferentes centros comerciales o en todas las cabalgatas)
- Es que el rey es mago y hoy le apetecía cambiarse de forma e ir de reina.
- Es que un brujo malvado le ha lanzado un maleficio.
- En realidad es un hombre, pero se está medicando y retiene mucho líquido en los senos.
- ¿Seguro? ¿No será una ilusión óptica?
- ¿Y por qué crees tu que es una mujer este año?
- Pues yo no lo veo, a lo mejor es que llevas gafas mágicas solo para niños.
- Si hijo, ¿a que mola?
- Cuando volvamos a casa veremos la Vida de Brian, nene.
- Claro, ¡porque son mágicos! ¡Pueden ser lo que quieran! ¿Cómo crees que entran en casa si no tenemos chimenea?

O, no se. Decirles la verdad. Como son personajillos tan sorprendentes quizá le maravillen cuando sigan sintiendo ilusión y magia pese a no vivir engañados. Yo lo hice.



Para amantes del hardcore os enlazo su artículo original aquí

Una de frikadas

Hoy comienzo una etapa nueva de mi vida. Nada del otro mundo. Volver de vacaciones, dieta y ponerme en serio con algunas cosas (literarias mayormente). Así que llevo mucho tiempo con ganas de escribir unos cuantos post en el blog y por cosas de la vida no he hecho nada. Vamos a calentar motores con una de frikadas.

Esto es casi un TOC mío. Veo que alguien escribe algo con lo que estoy de acuerdo y tengo que contestar. Si no me deja hacerlo en el sitio, lo hago en las redes sociales, pero si es muy largo uso el blog. Esta es una de esas ocasiones.

Estaba procastrinando (eh, no esperéis que cambie mi vida TAN radicalmente) y veo un artículo de Microsiervos enlazado en FB. Habla de los "fallos de guión de la historia". Bueno, empezando porque consideran histórica la existencia de Jesús o el arca de Noe (siendo un post humorístico no vamos a montar bulla), luego saca una lista de fallos de guión de películas "clásicas". Como son de mis favoritas y soy un frikazo, he sentido la necesidad de comentarlas.

Las voy pegando.

A continuación (ojo: posibles spoilers viejunos) algunos de los «agujeros de guión» famosos del cine:


  • En Toy Story gran parte de la gracia es que Buzz Lightyear no cree ser un juguete, pero cuando entra alguna persona se comporta «quedándose congelado» como todos los demás juguetes.

  • En Gremlins todo el mundo sabe que no hay que darles de comer después de las 12 pero… ¿De qué huso horario?

  • En The Matrix Cypher traiciona al resto del equipo entrando en Matrix… pero lo hace sin que haya ningún «operador» para meterle ni sacarle de allí con una llamada.

  • En Armageddon hubiera sido más fácil entrenar astronautas para perforar asteroides que perforadores para hacer de astronautas.

  • La nave de E.T. se eleva y le deja en tierra… Pero al final de la película se ve cómo E.T. puede volar a voluntad (incluso con bicicleta).

  • En la saga Regreso al futuro los padres de Marty no recuerdan que alguien sospechosamente parecido a su propio hijo les ayudó de jóvenes. Y la mejor (y más grave problema lógico): en la tercera parte se sabe que en 1885 hay dos máquinas del tiempo: el DeLorean en el que llega Marty y en el que llegó originalmente Doc por accidente Doc. En vez de pasarse toda la película reparando e intentando «acelerar» el de Marty para volver al futuro… ¿por qué no sacar el otro y ponerlo en marcha? ¡Está escondido en la mina! (Quienes han estudiado esto a fondo saben incluso que las piezas estropeadas de ambos coches darían para montar uno completamente funcional.)

Vale: comencemos por la primera. Si, totalmente de acuerdo. Aunque siempre podría excusarse con que su entrenamiento de cadete espacial le "sugiere" imitar el comportamiento nativo. Pero si, es un fallo. Porque eso implica que los Buzz's (y posiblemente todos los juguetes) se creen su papel y no entienden que son juguetes hasta que se les explica.


  • En Gremlins todo el mundo sabe que no hay que darles de comer después de las 12 pero… ¿De qué huso horario?


No me toques a Gizmo

Fallo de guión? No realmente. Los mogwai son alérgicos a la luz del sol, de manera seguramente mística. Consideramos la media noche como un hito astronómico, el punto medio entre la noche y el amanecer. Así que el huso horario será el del que te encuentres. Esto no es un fallo de guión, simplemente la película no se está dedicando a explicarte la naturaleza de los mogwai, porque no va de eso. Es una observación inteligente, eso si.


  • En The Matrix Cypher traiciona al resto del equipo entrando en Matrix… pero lo hace sin que haya ningún «operador» para meterle ni sacarle de allí con una llamada.



Mi nombre es Cypher, Lu Cypher. Sutiiiil

Lejos de mi justificar a los Güachosky, pero pensemos un poco: el problema de la llamada del operador es que los rebeldes van a Matrix a hacer misiones varias. Nunca saben donde acabarán o qué punto de salida podrán emplear, y con los agentes pisándoles los talones. Cifra, sin embargo, entra a una cita concertada con un agente. Nadie le va a atacar y puede elegir su punto de salida. No es imposible y si muy probable que se pudiera programar una salida temporizada. De nuevo, no es un fallo de guión, es simplemente una elipsis conveniente. A nadie le importa como Cifra entra y sale en Matrix, y explicarlo ralentizaría la película.


  • En Armageddon hubiera sido más fácil entrenar astronautas para perforar asteroides que perforadores para hacer de astronautas.


Mil veces mejor que la peli
¿De verdad? Este es el agujero de guión que se les ocurre en esa peli? Uff... en fin. Si, en la realidad si. Peeeeeroooo.... en la película dejan claro que no, que no puede enseñarse eso, que es un arte y tal. Y ser astronauta no parece tan complicado en este mundo donde las leyes de la física funcionan de otra manera. Así que no me parece un fallo de guión. Me parece una mierda de guión.


  • La nave de E.T. se eleva y le deja en tierra… Pero al final de la película se ve cómo E.T. puede volar a voluntad (incluso con bicicleta).



Vino del cielo y murió para resurcitar para luego ascender
Ya. Bueno. Yo puedo correr y no se me ocurriría intentar subirme a un metro en marcha o a un AVE. E.T. puede hacer levitar a los niños cuando van en bici. A priori, no es un vuelo supersónico, sino una especie de planeo empleando el impulso que llevan. ¿Podría E.T. perseguir a su nave que está alcanzando velocidad de escape, y entrar en ella antes de que alcance una cota que lo mate por frío, asfixia y descompresión? ¿Podría abrir la nave desde fuera en pleno despegue? Eso sería un error de ingeniería tremendo.

Me preocupa más como es que un alien desarrollado no tiene forma de comunicarse con su equipo, y decide bajarse en pelotas a molestar niños terrestres, la verdad.


  • En la saga Regreso al futuro los padres de Marty no recuerdan que alguien sospechosamente parecido a su propio hijo les ayudó de jóvenes.


Como que te vas a acordar tu de Peggy Su

Bueno. ¿Recuerdas tu todas las caras que has visto hace treinta años durante una semana? En realidad, podrían recordarlo, y podrían decir: Oh, como se parecía Levi's Strauss (Calvin Klein) a mi tercer hijo... que casualidad! Y no ser realmente importante. De esas cosas que dices: oye? te acuerdas de aquel chaval tan raro... no crees que Marty se está empezando a parecer a él? Lorraine, ¿tienes algo que contarme? *Risas* y ya está. Esto habría ocurrido antes de que Marty viajara al pasado... y en la NUEVA línea temporal que crea en la primera película. En realidad, no sabemos si lo han pensado o no, porque solo vemos a los McFly en una escena de medio minuto. Sería ESTÚPIDO y un verdadero fallo de guión (sloppy writting) que justo en el momento en que Marty vuelve del pasado ellos decidan decirle "oh, por cierto, te pareces a Levis!". Es decir, ellos han tenido años para verlo, no ese momento. Y para decírselo a la versión alternativa de Marty que ahora NO es él, pero eso es otra historia. Ya bastante meten en esa escena para mostrar al espectador todo lo que ha cambiado (George es un winner, Lorraine está tremenda, sus hijos son yuppies, tienen cochazos y Biff recibe su merecido). Es la magia del efecto ondular
.

  • Y la mejor (y más grave problema lógico): en la tercera parte se sabe que en 1885 hay dos máquinas del tiempo: el DeLorean en el que llega Marty y en el que llegó originalmente Doc por accidente Doc. En vez de pasarse toda la película reparando e intentando «acelerar» el de Marty para volver al futuro… ¿por qué no sacar el otro y ponerlo en marcha? ¡Está escondido en la mina! (Quienes han estudiado esto a fondo saben incluso que las piezas estropeadas de ambos coches darían para montar uno completamente funcional.)

Si, esta es buena. "Doc por accidente Doc"... hablando de gazapos... ¿En vez de pasarse toda la película tratando de arreglarlo? Bueno, en realidad, el problema NO es la avería, que Doc dice claramente que podrían arreglar el depósito (de hecho lo hace, justo para cargarse el carburador con cazalla), sino la GASOLINA. Podemos pensar que el Delorean de la mina tiene el depósito lleno, aunque Doc dice en 1955 que "ha llenado el depósito y cambiado las ruedas". Si yo fuera Doc, habría vaciado el depósito. ¿Por qué? La gasolina produce gases explosivos y podría llegar a corroer el sistema. O provocar un incendio accidental. Lo prudente hubiera sido vaciarlo para que el Marty de 1955 no se encontrara un coche chamuscado. Después de todo, Doc había dado la máquina por abandonada.
De nuevo, un dato que se deja en elipsis porque es parte de la historia.

Daddy Yankee, Mad Max y Marty McFly. Solo necesitan gasolina.

Por no hablar de los problemas de paradoja que crearía. Y de tiempo. Ir a la mina, desenterrar el coche, sacarle las piezas y la gasolina, volverlo a enterrar... tic, tac, tic, tac.
Y que alcanzar 140 sin carreteras es como un poco jodido. Si, podrían intentarlo con la vía. Pero nada asegura que un motor de coche pueda empujar con la misma eficiencia unas ruedas de tren...

Se me ocurren fallos mucho más jodidos que destacar. Quizá haga una lista, quizá otro día. Hoy ya he desempolvado el blog.

Buen viaje, maestro

Hoy muere un poco de mi infancia con el gran Javier Krahe. Nunca fue un gran superventas y sus canciones más célebres pertenecen a un disco en conjunto con otra gente, La Mandrágora. Posiblemente porque también Sabina estaba en el grupo.

Personalmente algunas de mis favoritas son sus canciones blasfemas, como "Los caminos del señor" o "San Cucufato", pero hoy voy a recordarle por otra cosa:

Krahe pudo no ser el mejor músico del mundo, ni siquiera de Madrid. Era un cantautor de los de guitarra y banqueta. Voz cascada y verso ágil. Él mismo tenía canciones reconociendo que música se las daba de cerebral y soñaba con ser "O Borges o bailable". Pero hoy me gusta recordarle por su integridad.

Cuando en los 80 el PSOE subió al poder, incumplió muchas de sus promesas electorales. El famoso cambio de chaqueta de Gonzalez fue un ejemplo de manual de cinismo e hipocresía, una representación gráfica de "Prometo prometo hasta que te la meto y una vez he metido me olvido de lo prometido".
No hubo plan de viviendas para jóvenes, no hubo empleos prometidos, hubo represión, y sobre todo, hubo OTAN.

Javier escribió una ácida y cruel crítica, tomando la figura de un jefe indio y trazando un paralelismo con la sórdida traición de los Estados Unidos al pueblo nativo. "Cuervo Ingenuo" fue un exitazo entre todas las personas que veían la traición del PSOE a sus votantes y a la izquierda que decían representar. Se oía en cada mitin, en cada manifestación. Era una canción muy popular que cantaba con Sabina.

Por eso, cuando en el 86 Televisión Española le invitó, junto a Sabina, a actuar en un programa le pusieron como condición sine qua non que no tocaran "Cuervo Ingenuo".

Javier dijo NO. No fue al programa. Nunca fue famoso.
Sabina actuó en el programa.

Sería falaz decir que la carrera de Krahe nunca despegó por eso, seguramente Joaquin tiene un estilo más comercial, incluso puede que sea mejor músico. Yo de esto no entiendo.

Pero Krahe eligió dignidad frente a beneficio. Y eso es algo que me inspirará toda mi vida.

Hoy, brindo a tu salud, maestro.

Tags:

¡Que Viva Zapata!

He venido escuchando la radio. Onda Cero. Cero imparcialidad, cero seriedad, cero periodismo. Evidentemente las noticias son el escándalo de Zapata, el concejal que lleva menos de 24 horas en activo.

Para poner el contexto, que es mucho más importante de lo que parece, vamos a hacer un repaso a las cosas.

Corre el año 2011, el director novel Nacho Vigalondo, que ha cobrado cierta relevancia en el mundillo por su nominación a los Oscar como mejor cortometraje (las 7:35 de la mañana), tiene una columna en el País y su vida va viento en Popa. Tiene 50.000 seguidores en twitter y decide hacer un chiste personal: " Imaginemos que yo fuese un villano de opereta con un plan maléfico, consistente en acaparar followers con excusas falsas (una carrera como cineasta) y, cuando acumulase un número lo suficientemente alto, sembrar el caos con mensajes devastadores. La idea era twittear un puñado de esas revelaciones, pero sólo me quedé en dos... “El holocausto fue un montaje” y “La bala mágica que mató a Kennedy todavía no ha aterrizado”.{sic}

A raíz de esto, hubo en la red una fuerte discusión. ¿Cuales eran los límites del humor? Era o no lícito hacer ese tipo de chistes y si Vigalondo debía o no ser despedido (que lo fue) del País.
Mucha gente opinó sobre el tema y Zapata fue uno de ellos. Desgraciadamente y como medida cautelar, la cuenta desde donde se lanzaron los tuits de rigor se ha cancelado y no podemos ver toda la conversación, pero la argumentación que hace Zapata es que era un mensaje dentro de un contexto, que los chistes de humor negro que usó están entrecomillados porque eran ejemplos.

Esto me parece lo suficientemente lógico como para ser cierto, y seguramente no lo habría dicho de no serlo (más que nada porque le podría hacer un backfire total). El contexto, en humor, LO ES TODO.
La ironía, por ejemplo, es un arte que se basa en el medio, el contexto y la complicidad. Yo mismo puedo haber lanzado tuits o declaraciones que, de sacarse de contexto, me podrían convertir en franquista, católico, legionario de cristo, nazi, estalinista, musulmán, alienígena, demente, deidad...

No, en serio. He hecho tantas bromas online, tenido tantos debates y utilizado tantos argumentos que en un momento dado puedo haber dicho "¡matar bebés es cojonudo!". De hecho, estoy seguro que lo he dicho (en referencia a los asesinatos de bebés de Moisés en Números, en tono irónico y como crítica al fanatismo religioso, but still...)
Se que hablo de manera interesada, pero la gente que nos enrollamos como persianas tenemos una ventaja sobre esta nueva tendencia del sincretismo y la síntesis, de los titulares y los extractos seleccionados. Podemos desarrollar las ideas, podemos hacer retórica, poesía, prosa. Twitter solo tiene 140 caracteres por mensaje. Es muy difícil comunicarse bien con eso. Twitter reduce la comunicación humana a slogans, a réplicas secantes e ingeniosas y a enlaces tiniurlados que corren el riesgo de ser ignorados cuando la cosa se alarga.
En este contexto, Zapata comienza una argumentación y antes de poder llegar al núcleo determinante, tiene que cambiar de mensaje. Pone varios ejemplos y esos ejemplos son tuits que cuentan como entidades propias de información cuando no lo son, sin contexto, no son el mensaje.

Así que el contexto lo es todo, pese a que todas las declaraciones que he escuchado lo intentaban barrer bajo la alfombra. "El contexto no es importante". No, no lo es cuando intentas crear un escándalo donde no lo hay. Otras perlas que han soltado los contertulios han sido estas;

"Las primeras veinticuatro horas de Manuela son los twits de Zapata" decía un contertulio y nadie le ha corregido.
"Un concejal debe de representar al pueblo"

Nadie protesta, nadie responde, nadie parece interesado en un par de hechos:
- Eso ocurrió hace cuatro años. Ese señor no era concejal, por tanto sus declaraciones le representaban a él solo. Ahora, como concejal, debe cuidar lo que dice y hace porque es una figura pública, entonces solo era una figura personal.
- Las primeras 24 horas de Manuela, para mi, son representativas por la decisión plenaria de eliminar a los asesores y los cargos a dedo. No por una campaña nociva tóxica desde la oposición más rancia.


De nuevo tenemos a la prensa decidiendo por nosotros lo que es noticia y lo que no. No mintiendo, que puede ocurrir, sino silenciando unas noticias y maximizando otras. Y tenemos a toda España haciendo un ejercicio de CINISMO e HIPOCRESÍA ABSOLUTO.

Porque me gustaría conocer a la persona que NUNCA en su vida ha hecho un chiste de humor negro como los que ejemplificaba Zapata entre comillas. Porque yo no seré el primero. Porque Je Suis Zapata. Yo si he hecho chistes negros. Con mis amigos, en un contexto bien definido, y sobre cualquier tema. Y no soy racista, machista, antisemita, nazi, filoetarra o lo que sea. De hecho, he contado chistes que expresan todo lo contrario de lo que pienso, pero que por su planteamiento e ingenio me parecen inteligentes y graciosos. Porque a veces, me gusta fingir que soy MALO. Es GRACIOSO. No lo haría en un medio público, porque la gente no me conoce y no sabe el contexto, ni lo haría, desde luego, si fuera un cargo electo o si me planteara serlo. Pero Zapata, hace cuatro años, tampoco se lo planteaba.

El pecado, el delito de Zapata, ha sido menospreciar a la oposición. Este primer cañonazo de la derecha y su máquina de basura mediática deja las cosas muy claras. Esto no es política, esto es la guerra. Van a ir a por vosotros con todo, con cualquier cosa. Así que revisad las cuentas pendientes (doble sentido), haced tábula rasa y andar con mucho cuidado, porque cada cosa que hagáis o digáis va a ser empleada en vuestra contra en un tribunal donde todos los magistrados están comprados por ellos.

Si, se que ESO que dijiste no parece tan grave. Pero ellos pueden hacer que lo parezca. Tienes a todo un ejército de correveidiles y tertulianos de carrera dispuestos a retorcer cualquier argumento para hacerte la vida imposible. Y esto no ha hecho más que empezar.

Buena suerte. Está usted abandonando las aguas conocidas. Aquí hay monstruos.

Micromachines (I)

Vamos a estrenar sección. Esta va por ustedes, mis queridos colegas de pene. Las mujeres también son bienvenidas, como no, pero espero que entiendan que no es mi intención explicar lo que seguramente sepan explicar ellas mejor. Esta es la visión de un hombre y espero que sirva para que otros hombres entiendan mejor las problemáticas con las que nos enfrentamos estos días. Espero también que todo el mundo entienda que no soy una eminencia en feminismo, que soy un puñetero ignorante en casi todo esto y solo voy a compartir mis pensamientos, deducciones y suposiciones. La gente es muy libre de estar en desacuerdo y debatir si quiere mis puntos de vista. Repito, NO soy un catedrático de género ni me he empollado libros de nada. Solo soy un analfabestia que va a hablar. También Livejounal me sabotea el corrector del navegador, así que lo mismo se me cuela una errata, una tilde o un gazapo brutal. Demandadme.
Voy a hablar de micromachismo, machismo y patriarcado.

Antes de que se os caigan los ojos y el papel de la pared se enrolle dadme unos segundos. En serio, creo que puedo hacerlo divertido y hasta puede que os sorprenda. O acabaréis llamándome gilipollas. En cualquier caso, todos ganamos.

Os voy a contar una historia:
Hace unos años, en uno de mis habituales viajes a Barcelona nos fuimos de bares lo que llamaríamos "los Húngaros". Yo de bares no soy mucho, el tabaco me produce alergia y si recorro medio país es para estar con mis amigos, así que nos quedamos Adrik, Angua, y yo fuera del bar hablando.
Angua es feminista. Mucho. Y está siempre echando espuma por la boca. Y con razón.
Además es escritora y vive mucho de esto del mundo de los libros, mucho más que yo. Y ella se estaba quejando del machismo en las editoriales y la fantasía/ciencia-ficción.

Veréis. Parece que la ciencia ficción es mayoritariamente algo masculino. O eso dicen las editoriales. Supongo que tendrán sus estudios de mercado. También es mayoritario el número de escritores. Y curiosamente, el número de protagonistas masculinos. Bueno, no es curioso, es bastante lógico si lo piensas. Sobre todo cuando resulta que los editores dicen que no quieren protagonistas femeninos. Porque al público mayoritario, varón, no le apetece leer sobre una mujer, porque no se identifica.
Y esto era machista en la opinión de Angua. Bueno, y objetivamente también, claro. Pero aquí viene el meollo.
Yo le discutí eso.

Mi argumento es también muy sencillo: Es sexista, si, es consecuencia del machismo, seguramente. Pero la decisión editorial, en mi opinión, se basaba en el negocio. El editor no es un "artista", es un comerciante. Quiere vender su producto. Y si sus números le dicen que su producto venderá menos si es así o asao, pues actúa en consecuencia. El artista se amolda a lo que piden y es todo muy frío.

¿Quien tenía razón? Seguramente ella. Y yo. Porque creo que su problema era que no estábamos hablando de lo mismo. Eran tiempos diferentes, Márvel aun era Márvel y no Disney y yo no había oído siquiera hablar de micromachismo. Y ella no podía ver que hablamos de dos ideas diferentes.

Esto a lo mejor os suena: "Sois unas exageradas!". "Lo que hay es demasiado buenrollismo y corrección política". "Pero eso es una tontería". "Vamos a llegar al punto en el que no vas a poder ni decir algo a una chica en un bar". "Te crees que hay una conspiración del patriarcado"

Esto es lo que una mujer relativamente feminista se va a encontrar cuando se queja de un micromachismo. Esta es nuestra contestación. Otra será la que yo le di. Hay razones diferentes al machismo para que esto ocurra. Es así, porque la gente lo quiere así.

El utilitarismo, el beneficio como piedra de toque para toda justificación es una falacia. Un beneficio que no está demostrado ni mucho menos y que a menudo se prueba falso. Es falso que no queramos leer sobre mujeres en cifi. Es falso que un libro fracase porque la protagonista es mujer. Es falso que una superheroina no sea interesante. Que dejar que una mujer guionice una película de supers fracasará. Es falso todo. Los juegos del Hambre, Detergente, Guardianes de la Galaxia... No digo que sean obras cojonudas (guardianes si), digo que han triunfado. Así que hay algo más que el simple hecho de ser "obras femeninas" en el éxito y el fracaso.

Cuando Angua y yo nos enfrentamos en estos debates, yo, posiblemente, tenía la visión del machismo como una fuerza consciente. Esos machistas que escriben libros sobre "amaestrar a la mujer", que sueltan burradas por la tele, en twitter, que legislan barrabasadas, que pegan a las mujeres o lo justifican, que se ríen de una agresión sexual, que la cometen, que repiten el clásico "se lo está buscando". Gente que actúa de manera machista muy conscientemente. Ese es el machismo que los hombres entendemos, vemos y evitamos. Ese es el machismo que nos hace sentirnos, no feministas, que eso es un insulto, sino "igualitarios". Lo otro, lo que va más allá es ir demasiado lejos, es exagerar, es corrección política absurda.

No. No lo es. Es micromachismo. Si os repele en el paladar, lo llamamos micromachines. Y ese también es, en gran medida, el patriarcado. No se si esa palabra es positiva para definir la opresión sobre la mujer, porque crea una imagen como de señor de la edad de bronce, o de patriarca gitano con su sombreraco, traje negro y bastón de mando. Algo que... jejeje, señoritas! No existe en el mundo "normal"!


Lo que me viene a la cabeza con "patriarcado"

Esto, tengo que aclarar, me lo he sacado yo de la chistera. No estoy citando a Mead y soy un puto ignorante en materia de antropología, psicología y en casi todo en este mundo. Pero oye, me parece que no es algo tan descabellado.

En fin, a lo que íbamos. Los estudios de Mead nos indican que es muy probable que los roles no sean biológicos e innatos, sino aprendidos. Yo apostaría mis cejas a que lo son.

Así que comencemos con nuestro micromachin de hoy.

El rosa. La gran madeja del rosa.

Joder, no se realmente como empezar... El rosa es el color de las chicas. Esto es así desde... creo que mediados del siglo pasado. De nuevo, no es algo innato ni genético. Ni siquiera "histórico". Es una imposición. No voy a entrar como ocurrió, ni por qué. Pero ahora el rosa es de nenas. Y el azul de nenes. Esta división comienza desde niños. Desde la cuna. Como padre primerizo, me he encontrado con el bombardeo del rosa. Los chupetes de la farmacia con nombre personalizado son rosas para ellas y azules para ellos. Amarillos por si eres un "modernillo" que no quiere ponerle el nombre y usa un genérico "ojito derecho de papá". Las ropitas rosas, la cuna rosa... rosa hasta en la sopa. Y el azul para el nene. Eso y los pendientes son lo que hará que la gente sepa qué es ese niño. Así no cometen la HORRIBLE torpeza de decir "oh, que niño tan bonito". Pero como "modernillo", mi hija viste colores asexuales y no lleva pendientes. Y claro, ¿Por qué no le pones pendientes? La única respuesta a eso es "¿Por qué si?" Soy un informático de profesión y tengo el defecto de preguntarme "por qué" a todo. No me vale la tradición, la costumbre, la autoridad. Necesito el por qué.
Pronto, la niña estará rodeada de rosa. No pasa nada, es solo un color. Un color que acompañará de ahora en adelante su vida y marcará lo que le corresponde. Os voy a poner un par de fotos que hice estas vacaciones en el Mercachifle:





¿Esto no os empieza a oler un poco... como decirlo, rosa?
Tengo que comprobarlo, pero podría jurar que el contenido es el mismo. Ganchitos, chuches y quizá un globo. Pero el envoltorio, ¡oh, chico! Eso es un puto libro abierto. No voy a juzgar a Violeta, porque no la conozco, pero si conozco a Ariel y puedo ver claramente lo que me enseñan de ella. Es una chica preciosa. Sexy. Guapa. Que además es una princesa, que enamora al hombre de su vida sin necesidad de hablar, solo porque es monérrima. Y que, además, se nos presenta acicalándose. Por contra, tenemos al capi. Un hombre musculoso, aguerrido. Marcial. De cuadrada mandíbula y retratado en poses de agresión y combate. UN PUTO MACHO como Crom manda. Spidey tres cuartos de lo mismo. Iron mán es un borracho dentro de una armadura, pero no tiene nada que envidiar en musculatura (completamente ridícula e innecesaria en un traje blindado, pero aun así presente) ni en gallardía al posar. Cars y aviones son cosas de hombres. Potentes máquinas con las que sentirse los amos de la carretera.

Pero Raúl... Es que a las niñas les gustan las princesas Disney y a los niños los coches y los superhéroes.

Ya. Igual que les gustaba el rosa y el azul. ¿No?
En serio. Tenéis que estar viéndolo. No "nos gusta". Nos lo han metido con embudo. Nos han trazado un camino muy claro. Esto es de chicos, esto es de chicas.

Y voy a ir más allá. Nos han metido doblada otra cosa. Ellas tienen que ser guapas, cuidarse, estar monas. Y nosotros tenemos que ser violentos, fuertes, duros. Y lo tienes ahí. Empaquetado y vendido por el señor Hacendado.
No, no "elegimos" que nos gusten los coches, el fútbol, los músculos, ser el puto macho alfa. Nos lo meten. Muy pronto.

Os contaré otro cuento: el hijo de una amiga que no se si querrá permanecer en el economato, ha sido criado sin esta distinción de colores. A él le chiflaba el rosa. Hasta que entró en el colegio. Ahí va a aprender muy bien cual es su sitio. Porque da igual lo feminista y moderno que seas, el mundo es machista. Y a tu hijo le van a dejar muy claro que si quiere ser parte del grupo, tiene que encajar. Y eso pasa por saber que el rosa es de chicas. O de maricas. Otra historia, que ya me hago viejo y me sale la vena de abuelo cebolleta. Yo fui a una clase de ballet con seis años. Mi madre, feminista ella, quería que su hijo aprendiera eso. ¿Por qué no? Yo disfruté de la clase, me encantó. Al final la profesora me dijo que si iba a volver. Dije que no. Y recuerdo que lo dije asi: "Me ha gustado mucho, me lo he pasado muy bien. Pero no quiero que me pase como a Rubén. Ya soy bastante raro para encima hacer ballet". Rubén era un chico de clase con mucha pluma, que era humillado por muchos compañeros míos. Yo lo tenía muy claro, el ballet era de chicas. Si yo entraba en esa clase, donde había compañeras mías, todos lo sabrían. Y me harían la vida imposible.

El mundo perdió un Varisnikov, pero creo que para quien esté en el lugar de mi madre le queda el consuelo de que si bien su hijo no vestirá de rosa, posiblemente tampoco ataque a quien lo haga. Es tu legado. Una buena persona, pero que solo es un niño frente a la apisonadora de la inercia.

Voy a rehusar llamarlo patriarcado. Yo lo veo como la Inercia. Porque no es un consenso de hombres decidiendo que la mujer ha de ser princesa y el hombre caballero. Es la puta inercia. Ni lo pensamos, ni lo vemos. Es así, porque la gente lo quiere así.

Y podría seguir así toda la noche y mañana estar zombi en clase. Juguetes sexistas? Claro! A patadas! Los clics masculinos tienen todas las profesiones posibles, menos peluqueros, claro. Las chicas... meh... se acicalan, son princesas, veterinarias, enfermeras y médicas. ¿sabéis cuales son las profesiones favoritas de las niñas? A ver si las adivináis: médica, veterinaria, profesora. Ahora mirad esto:





Toda esta idea me vino mientras escuchaba la radio camino al trabajo y veía el primer cartel en el bus de delante. Si eres niña, puedes ser médico, pero si eres niño, el cielo es el límite.

Las niñas quieren ser maestras y médicas. JODER. PUES CLARO. Se lo estamos metiendo desde el día uno. En los vídeos de youtube, en las series, películas, en los juguetes, en los libros de enseñanza, en TODO. Les marcamos un camino, muy claro. Les decimos qué pueden ser y qué no, qué les corresponde y que no. A los niños también, pero claro, su espectro es el de las niñas (salvando profesiones para "maricas") y encima, el de los niños.

Es apabullante. Estas imágenes no las he buscado. Son las que me han salido en el Google cuando he buscado "cartel madrid niños profesiones". El más progresista, el penúltimo, te pone una arquitecta y un arquitecto... y el resto, campo de nabos. Menos, claro, la maestra. ¿Oye, qué querían ser las niñas otra vez?

Pero Raúl ve conspiraciones por todas partes. Raúl es una histérica. Ah, no. Espera.

No, no veo conspiraciones. Mi teoría es que esto no es una conspiración machista. Es inercia. Es la inercia de la historia de la sociedad. Son costumbres tan perdidas en el tiempo y arraigadas que casi ni podemos ver de donde vienen.

¿Por qué médico, veterinario, profesor?

PORQUE SON LAS PROFESIONES DE UNA MADRE. Son profesiones de cuidado familiar, son profesiones donde las cualidades que priman son la compasión, la ternura, la paciencia, el afecto, el cuidado. Las virtudes "femeninas". De nuevo, recordemos que nada de eso es "natural". Eso se APRENDE. Quizá el instinto maternal sea el origen de ese rol, pero somos humanos, ligeramente más allá de nuestros instintos. Y si podemos aprender a no comernos nuestra mierda ni mearnos encima, podemos aprender empatía, compasión, cuidado, ternura.

La conspiración nos envuelve, puede que nadie la dirija, simplemente está ahí, nos acompaña desde la cuna hasta la tumba y la repetimos a los niños para que la perpetúen. Pero poco a poco va cambiando. Antes las profesiones eran enfermera y ama de casa. Podemos decir que ha habido un levelup. Pero nos queda mucho por avanzar. Por favor, vamos a intentarlo.

Romper la inercia es muy jodido, porque no nos damos cuenta de que nos movemos. Hay que pensar. ¿De donde viene esto? ¿Por qué me gusta? ¿Qué transmite? ¿Por qué está bien que él se pegue con los compañeros y ella no? POR QUÉ TODO.
Tenemos que volver a esa etapa infantil y cuestionar todo de nuevo.
Por eso esto no es "buenrollismo", ni es "una exageración". Es para tanto. Porque no puedes separar el rosa de los pendientes, de las pistolas "Nerf Rebelle", de Barbie, de las profesiones solo para hombres, de los superhéroes masculinos y las heroínas en peligro. Porque todo es parte de la inercia que comenzó quien sabe cuando y llevamos repitiendo como gilipollas generación tras generación. Y tu, querido amigo hombre, y tu, querida amiga mujer, puedes trazar la línea. Decir: NO. Tu no vas a ser lo que te digan que seas. Tu vas a ser lo que quieras. Si quieres rosa, tendrás rosa. Si quieres pendientes, los tendrás. Si quieres ser peluquero, peluquero. Si quieres ser obrera de la construcción, ponte a levantar un muro, niña. Y cada pequeño micromachismo que perpetuamos y dejamos pasar crea una barrera que me devolverá a mi niña a casa sabiendo que los ordenadores son para tíos, que los videjuegos son para tíos, que ella es una víctima y que le tiene que gustar el rosa, cotillear con las amigas y depilarse porque si no, ningún príncipe la va a querer. Y yo lucharé contra eso en mi casa, pero no me jodaís a mi niña. Que pueda ser lo que ella quiera, vivir como quiera. Por favor.

A dormir. Que ya son horas.

¿Ya se han ido?

Ufff...

No se como empezar esto. Este blog... esto es un sitio de esparcimiento, donde yo empecé a escribir sobre mi vida para que mi tío y mi madre, que vivía en México por aquel entonces, pudieran saber algo de mi vida y no tener que estar escribiendo correos en plan "soldado desde el frente". Mi madre apenas se acuerda de como entrar en el blog (tampoco es que tenga tiempo) y mi tío... creo que nunca llegó a entrar. Un fracaso, vamos.
Pero ya había empezado, y a veces me gustaba escribir sobre las cosas que me indignaban o me parecían graciosas. Anécdotas de clase, pensamientos filosóficos... todo aquello que creo que podría compartir con la gente sobre mis discusiones teológicas o políticas y quería dejar "ordenado" en mi cabeza/blog.

Nunca tuve demasiada gente entrando, y soy consciente de que soy un dejado, sin periodicidad, que escribe según le sale de dentro y no se molesta en revisar muchas veces. Porque, seamos serios, solo entraban cuatro gatos y bots rusas hambrientas de amor.

Cuando escribí el post sobre la portada no estaba intentando hacer un artículo, simplemente quería dejar claro un punto, y era que no había razones para rasgarse las vestiduras defendiendo a los autores censurados, sino que era momento para tomar cartas de una vez con ese colectivo de energúmenos que se dedican a perseguir y amenazar a las mujeres cuando opinan sobre "mundillos" tradicionalmente masculinos.

No esperaba el eco que tuvo, en serio. En una semana este blog ha tenido más visitas que en todo el tiempo que lleva el nuevo contador (no se cuanto es, de verdad). Como el doble. Casi ocho mil visitas al blog en una semana me produce vértigo y la horrible sensación de ser observado por gente que no conozco. Evaluado, más bien. Casi me da vergüenza que mi post anterior sea promocionando mi novela, porque soy consciente de que no es el mejor ejemplo del feminismo que he intentado defender y me horroriza pensar que alguien saque de contexto los clichés machistas que en su momento usé involuntariamente y luego dejé porque me parecía imposible quitarlos sin destruir algo de lo que me había enamorado.

Y tras una semana contestando comentarios, buenos y malos, una voz, un eco se acerca diciendo "y ahora qué?". Ahora no me siento realmente cómodo escribiendo cosas intrascendentes sobre mi vida o puerilidades como este mismo mensaje sobre mis pensamientos. Ahora... alguien está escuchando. Alguien que no me conoce de verdad, que no ha compartido unas horas en persona conmigo o una charla en el caralibro. Alguien EXTRAÑO, y posiblemente que me va a examinar con cierta suspicacia.

No me malinterpreteis. Me da igual. Siempre he sido de natural exhibicionista y un payaso nato. He fingido ser predicador en el metro a voz en grito, he hecho striptease gratuito (a ver quien iba a pagar), he... bueno, no voy a enumerar todos mis crímenes contra la decencia. Pero siempre ha sido diferente con mi mente. Hacer el idiota no me importa, parecer idiota siempre me ha preocupado. Por eso he tenido pánico escénico para publicar mis libros, por eso no me gusta jugar al ajedrez y perder, por eso me encanta debatir con creyentes.

¿Y ahora qué?
Esa es la pregunta que me hago. Creo que seguiré haciendo lo que me apetece. He recibido una cantidad masiva de apoyo por mis dos mensajes sobre feminismo. Mirando hacia atrás (metafóricamente) no recuerdo haber dedicado un post ex profeso al feminismo. Normalmente es un tema que doy por supuesto, aunque es verdad que de un tiempo a esta parte he empezado a ver cosas que antes no veía. Pero no lo había convertido nunca en el centro de mis mensajes... porque razones. Pero claro, ocho mil visitas en una semana son la leche. Sobre todo para un escritor novel que no tiene ni puñetera idea de promocionarse y hacerse viral o bacterial. Y no falta quien me dice: "tienes que aprovechar el tirón!". Pero no puedo. No soy un prostituto de la fama, no quiero bailar al son que dicten otros. Me hice otro blog para hablar de mis libros y literatura solo para no llenar este de promoción. Así de raro soy.

Así que escribiré sobre lo que he escrito siempre. Mi vida. Mis pensamientos. No quiero que este sea mi blog de feminismo.

Pero claro. Ahora mismo mi vida está EMPAPADA de feminismo y sobre todo, de pensamientos feministas. Llevo una semana discutiendo el tema casi todos los días, con muchísima gente, dentro y fuera de Internet. Y hay cosas que me están comiendo por dentro. Porque estoy un poco cabreado. Estoy un poco harto. Estoy harto de rabietas, de que me menosprecien, de que insulten a mis amigas, a las mujeres de mi vida. Estoy harto de muchas cosas y esta semana me ha hecho pensar más sobre ellas, y cuanto más lo pensaba, más me enfurecía. De que la gente no vea, de encontrarme sexismo en el supermercado, de intentar expresar lo que veo y no tener por donde empezar. ¿Cómo decirlo? ¿Como contarle a alguien lo que para mi se despliega como jodidamente evidente ante los ojos, sin parecer asquerosamente prepotente y engreído, y encima lograr que puedan ver lo que yo veo?
Cuando estaba el sábado pasado en casa de Lorzagirl me dijo: "Prepárate, porque irán a por ti las feministas". No ha ocurrido. Esta es otra razón por la que me causaba cierta reticencia empezar a escribir lo que quería escribir. Soy un hombre.
Casi simultáneamente a mi post, una mujer escribió otro denunciando el sexismo. No se si tuvo tantas visitas, pero si tuvo muchos más insultos. ¿Lo que yo he dicho es importante por como lo digo o porque soy hombre? ¿Me estoy metiendo donde no me llaman? Me cabrea pensar que si. La verdad.

No lo se.

Así que este va a ser el trato. No voy a convertir mi blog en algo que no era, no va a ser un blog feminista. Pero voy a añadir un tag nuevo, que antes no tenía. Feminismo. Y voy a hacer lo que siempre hago. Lo que me apetece. Y ahora me apetece cagarme un poco en el patriarcado. Porque si, leche. Porque él lo vale.

Así que así están las cosas. Si has leído hasta aquí, parece que te molan los tochos de texto sin fotitos ni gifs. No te puedo prometer más, ni menos. Allá vamos.